El color del vino

Colores del vino
El aspecto y color del vino

El aspecto y color del vino nos habla de su edad, juventud o madurez; de su limpieza, limpio o turbio; del tipo de uva, blanca o tinta; del tiempo de contacto del mosto con las pieles, la maceración; de la fluidez del vino, denso o ágil; y de su momento de evolución, entre otras informaciones útiles que cabe considerar.

Por lo general

El color del vino se lo proporciona principalmente la piel de la uva con la que se haya elaborado. Por lo general, un vino blanco proviene de uvas verdes o blancas; un vino rosado se obtendrá de macerar durante un corto periodo de tiempo el mosto con la piel de la uva tinta; y un vino tinto se obtendrá dejando macerar más horas el mosto con la piel de la uva tinta hasta conseguir el color deseado del vino. La excepción está en los vinos “blanc de noirs”, que son vinos blancos obtenidos de uva tinta en los que no ha habido maceración del mosto con las pieles.

Los vinos blancos

Los vinos blancos suelen tener tonos pálidos cuando se acaban de elaborar, y su color va del amarillo verdoso, limón o pajizos en sus primeros años, con bordes blanquecinos, hasta tonalidades doradas, incluso ámbar a medida que van evolucionando. El dorado será normal en un vino blanco con crianza en barrica o con  mucha maceración con sus pieles, es decir, elaborado como si fuese un tinto. Mientras que el ámbar se suele identificar con los vinos dulces, rancios, mistelas o brandis.

Los vinos rosados

Los vinos rosados destacan, en su momento óptimo de consumo, por ser de color rosa brillante con borde frambuesa, aunque ahora se hayan puesto de moda los de color piel de cebolla. A medida que van evolucionando, los rosados van cogiendo tonos anaranjados.

Los vinos tintos

La cosa se complica un poco cuando nos fijamos en el color de los vinos tintos. La piel de la uva tinta tiene unas substancias colorantes naturales en las que domina el color azul, un color que con el tiempo va desapareciendo para dejar lugar a los tonos rojizos. Con lo cual, cuanto más azul, púrpura o violeta sea el vino tinto, menos evolucionado está.

Envejecimiento y guarda

Además de la uva que se utiliza para la elaboración, el color también depende del envejecimiento y guarda, y del momento de su evolución. Los vinos tintos se van aclarando con el tiempo.  El color del vino tinto puede variar desde un púrpura, pasando por diferentes tonalidades de rojo, hasta llegar al color teja y a los ocres.

Elementos puramente naturales

Además de los métodos de elaboración y conservación, hay elementos puramente naturales que influyen también en el tono y en la coloración final de un vino, como son el tipo de uva, por ejemplo la Pinot Noir es una variedad que tiñe poco; y las condiciones climatológicas, como son el frío, la lluvia, las horas de sol a las que ha sido expuesta la uva y la altitud de los viñedos, entre otros factores, influyen decisivamente en el color final de un vino.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Autor: miguel graham

El sello de ‘vino ecológico’ con el que se diferencia a estas botellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *