Vinos recomendados para eventos: bodas, reuniones, congresos…

Propuestas de vinos para eventos

Para la celebración de un banquete lo ideal es que tengamos varias propuestas de vinos para eventos que ofrecer: vinos blancos, tintos y espumosos, incluso podemos sorprender al cliente presentando también algún rosado y algún vino dulce. Los vinos deben ser sabrosos, algo afrutados y suaves, pensando en la mayoría de los invitados, pues deben ser vinos que acompañen la comida y que no la enmascaren.

Se recomienda

En las comidas copiosas como son los banquetes, el vino blanco se toma antes que el vino tinto, el vino joven antes que el añejo y el seco antes que el dulce. Se recomienda el vino blanco para acompañar el aperitivo y con los platos más ligeros como son las ensaladas, el marisco, los pescados, o carnes blancas, aunque depende mucho de cómo está cocinado cada plato y de cómo se ha elaborado el vino.

Si el vino blanco tiene un paso por barrica, es decir, tiene algo de crianza, entonces podrá acompañar entrantes más contundentes. Con los entrantes también se puede optar por algún vino rosado, resulta muy apreciado por su afrutado sabor. Tanto el blanco como el rosado deben servirse fríos, aunque sin pasarse para poder apreciar sus aromas y todo su sabor.

El aperitivo

En el aperitivo podemos ofrecer distintos tipos de vinos y de distintas zonas, así los invitados podrán escoger en función de sus gustos y curiosidades.

El vino tinto

En un banquete no puede faltar nunca el vino tinto. Los platos principales, como la carne roja o los guisos, deberían ir acompañados de un buen vino tinto. Dependiendo de los años de envejecimiento en barrica se clasifican en tintos jóvenes, roble, crianzas, reservas o grandes reservas.

Estos vinos para eventos no tienen por qué ser conocidos, pueden ser vinos con otros valores añadidos, como por ejemplo que sean vinos de la zona de origen de los anfitriones. Y sobretodo deben ser vinos con una buena relación calidad-precio.

El postre

Con el postre es un clásico presentar un cava, un champagne o un espumoso, pero no caigamos en el error que sean del tipo brut nature, pues después de una comida de este tipo se va a disfrutar poco, no van a saber a nada.

Busquemos buenos espumosos brut reserva o brut gran reserva, y si se quiere también combinará a la perfección un buen espumoso semi o dulce.

Pero lo que más sorprendería a los invitados sería presentar el pastel del banquete con un vino dulce pues, aunque su consumo no sea muy representativo, en general estos vinos que os recomendamos para eventos, gustan a todo el mundo.

Las botellas que se necesitarán

Para calcular las botellas que se necesitarán durante el banquete (exceptuando los vinos del aperitivo) deberíamos dividir el número de invitados entre 2,15 si se trata de vinos blancos y espumosos, y entre 3 si se trata de vinos tintos. Es decir, si hay 100 invitados, con 46 botellas sería suficiente, pero teniendo en cuenta que normalmente las cajas de vinos son de 6 se puede redondear y contar con que se necesitaran 48 botellas.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

Vinos naturales sin aditivos

“vinos naturales”

El vino es un producto natural pues el proceso por el que se convierte de mosto a vino, la fermentación alcohólica, es un proceso natural.  Sucede, no obstante, que este proceso natural se produce a veces de forma libre y espontánea y otras, de forma más tutelada.

La corriente que ahora está de moda, la de los llamados “vinos naturales”, pretende precisamente eso: hacer vinos lo más naturales posible, es decir, con la menor intervención posible de la mano del hombre.

Tipos de vinos
• Vinos convencionales:

Cultivo convencional, permitiendo utilizar herbicidas, plaguicidas, abonos sintéticos, levaduras de todo tipo y todo lo autorizado en el cultivo de la viña convencional, así como en la bodega.

• Vinos certificados como ecológicos:

El cultivo ecológico de la uva y la elaboración están reguladas por la UE y la diferencia fundamental en relación a los anteriores es que no se permite el uso de organismos modificados genéticamente.

• Vinos biodinámicos :

Vinos elaborados siguiendo los principios de la agricultura biodinámica de Rudolf Steiner. Se trabaja respetando el equilibrio y la interrelación entre suelos, plantas y animales, asegurando la salud de la tierra.

• Vinos naturales:

Son los vinos obtenidos con la mínima intervención posible en todos los procesos desde el campo hasta la botella. Son vinos elaborados por pequeños productores y sin aditivos de ninguna clase y en ninguna fase del proceso. Contienen sulfitos en cantidades muy limitadas, normalmente inferiores a 20 mg/l, porque no se añaden artificialmente. Los sulfitos que contienen sus botellas son los que la fermentación alcohólica produce de forma natural.

“se hace lo que se dice, se dice lo que se hace”.

Desde la Asociación de Productores de Vinos Naturales se apuesta por contar la verdad y recomiendan a los elaboradores que pongan en las etiquetas la lista de ingredientes e informen a los consumidores de las manipulaciones que sufre el vino. Su lema es “se hace lo que se dice, se dice lo que se hace”.

Este modo de elaborar vinos, de la forma más auténtica y menos intervencionista posible (en este sentido, pues, lo más natural posible), muestra respeto, sensibilidad y amor hacia la tierra. Ser conscientes de esto se puede considerar como un gran avance en la conservación del campo, pues dejaremos a nuestros hijos una buena tierra, y, un avance en nuestra forma de alimentarnos. No hay que olvidar que todo lo que se echa al viñedo y a la cepa termina en forma de líquido dentro de una botella de vino.

La calidad y la salubridad

La preocupación por la calidad y la salubridad de lo que ingerimos nos ha llevado, a los consumidores, a buscar productos que respeten la tierra pero sobre todo a buscar productos que aporten su máximo valor nutricional  sin añadir tóxicos a nuestro cuerpo.

A nivel de cata, los vinos naturales bien hechos, bien elaborados, permiten que el vino no sepa a otra cosa que no sea aquello de donde viene, vinos que saben a tierra, a rusticidad, a sinceridad. Vinos que, sin utilizar levaduras industriales ni ninguna ayuda exterior, se muestren tal cual son.

Ante esta forma de elaboración, junto con el máximo cuidado e higiene que hay que mantener en todo momento en la bodega, uno se convence más de la sabia frase de Louis Pasteur: “el vino es el más saludable e higiénico de los brebajes”.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Cambiar rutinas

Somos “animales de costumbres”

Somos “animales de costumbres”: nos ayuda a sentirnos seguros y nos da comodidad. Pero hacer siempre las mismas cosas, de idéntica manera, a la larga nos puede provocar aburrimiento. (El vino y las costumbres)

Ser consumidores por rutina del mismo vino, de la misma marca, de la misma zona, de la misma variedad… hace que nos perdamos muchas oportunidades para descubrir, para experimentar, para conocer y para ampliar nuestro conocimiento.

Menos creativos y más apáticos

Hace años asistí a la conferencia de un gran publicitario de este país. Recuerdo que nos dijo, y desde aquel día me lo aplico siempre que puedo, que alimentamos nuestra creatividad haciendo las cosas de distinta manera. En cambio, nos volvemos menos creativos y más apáticos si funcionamos de forma mecánica y rutinaria.

 Nos puede sorprender algún tipo de vino que creíamos que no iba a ser de nuestro agrado

En la actualidad, tenemos a nuestro alcance multitud de vinos con características bien distintas y con aportaciones sensitivas muy diferentes. Incluso nos puede sorprender algún tipo de vino que creíamos que no iba a ser de nuestro agrado… Cuántas personas en las formaciones que ofrecemos descubren vinos que pensaban que no les gustaban. He oído frases como: “yo es que no soy muy de rosados, en cambio éste…”, o “a mí solo me gustan los vinos tintos… pero este blanco está espectacular”, “el cava me da acidez, pero el que hemos probado, no…”.

Por suerte cada vez existe más gente con ganas de romper esas estructuras mentales preconcebidas para ir más allá de sus zonas de confort y comodidad. Cada vez son más los que muestran interés por servirse de todos los sentidos, vista, olfato, tacto y gusto para descubrir nuevas sensaciones.

Vivimos en un mundo demasiado mecanizado

Vivimos en un mundo demasiado mecanizado, donde casi todo nos viene dado y forzamos poco nuestros sentidos. Sólo exprimimos al máximo el sentido de la vista, los demás apenas los usamos. Cuántas cosas nos perdemos por no experimentar más con nuestros sentidos… Además, no solo es bueno para descubrir nuevas sensaciones sino que a la salud de nuestro cerebro le viene fantástico. Los neurólogos ya nos lo vienen diciendo desde hace tiempo: “todo lo que el cerebro no usa, se pierde”.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Cómo leer las etiquetas de los vinos

las etiquetas de los vinos

La única información que tenemos de un vino, la mayoría de las veces, es la que nos da la etiqueta de vino. Pero ¿sabemos desentrañar los misterios que encierra una botella de vino antes de ser abierta? En función de su procedencia y origen, su clasificación según edad y crianza y las distintas denominaciones de origen, son algunas de las informaciones que nos dan las etiquetas de los vinos, solo falta saberla descifrar. La etiqueta es además, junto con la botella, la contra etiqueta, el tapón y la cápsula, una potente herramienta de marketing. Pero este tema lo vamos a dejar para otro post.

El nombre del vino

Lo primero que veremos o que más nos llamará la atención en la etiqueta de vino será el nombre del vino, la marca. Normalmente se utiliza una tipografía acompañada de alguna imagen para llamar la atención del consumidor.

la denominación de origen

En segundo lugar y por importancia, en las etiquetas veremos la denominación de origen, o lugar de procedencia de la uva de la cual está hecho ese vino y el lugar donde se elabora el vino y se embotella. Sería bueno que informaran de la variedad (vino monovarietal) o las variedades (vino de ensamblaje) de las que está compuesto ese vino. Esta información no es obligatoria por parte del elaborador, pero el consumidor un poco curioso e interesado en el vino lo agradecerá enormemente.

El año de cosecha del vino

El año de cosecha del vino es imprescindible indicarlo en la etiqueta, tanto para saber la edad del vino que vamos a comprar como para saber cuándo deberemos consumirlo. Los vinos blancos y rosados se recomienda beberlos durante el año siguiente a su cosecha; los tintos sin crianza hasta el segundo año de su cosecha; y los tintos con crianza se pueden consumir con algunos años de guarda.

El productor o el viñedo

El productor o el viñedo que se indique en la etiqueta también nos podrán informar sobre la calidad del vino. Para saber acerca del cuerpo y la suavidad del vino, el porcentaje de alcohol nos servirá como guía. Los vinos con un grado alcohólico de alrededor de 14% suelen ser vinos con gran cuerpo, mientras que si están sobre los 11-12% son vinos más suaves y ligeros.

la contra etiqueta

En la contra etiqueta, o etiqueta de la parte trasera de la botella de vino, aparecerá información tanto legal como descriptora del vino. En algunos casos, además del tipo de crianza, pueden aparecer sugerencias de maridaje y temperatura óptima de consumo, incluso la nota de cata del vino en el momento de su embotellado. Solo son dos los datos que siempre deben estar presentes en el envase: el número de lote que nos permite seguir el origen del producto y en caso de que el vino contenga sulfitos y superen la cantidad de 10 mg/l, es obligatorio desde 2005 incluir una advertencia para aquellos consumidores que sean sensibles o alérgicos a este componente.

La capacidad de la botella

La capacidad de la botella o el contenido neto, que nos puede aparecer en cualquiera de las dos etiquetas. Los formatos más comunes son los de 75cl, las botellas magnum de 1500cl o los formatos pequeños que van desde los 18cl hasta  los 50cl.

En las etiquetas de los vinos espumosos habrán otras informaciones, en función del contenido en azúcar (extra brut, brut, brut nature, extra seco, seco, semiseco, dulce) y de los tiempos de contacto con las levaduras (Reserva, Gran Reserva).

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

El origen del vino en el Mundo Antiguo

“Según la literatura griega, el inicia del vino se sitúa en la prehistoria”

Las obras literarias de la Grecia y Roma antiguas situaban el origen del vino en la prehistoria y rodeaban su nacimiento de multitud de leyendas. Descartado ese origen fabuloso del vino, podemos suponer que el primer vino surgió a partir de una fermentación accidental de uvas de vides silvestre, recolectados por algún nómada, el cual probó el caldo obtenido quedando fascinado. El éxito de este zumo fermentado, provocó que, con la llegada del sedentarismo, el hombre empezase a cultivar vides para asegurarse la disponibilidad de frutos para producir vino.

Origen del vino ocurrió alrededor del año 6.000 a.C.

Evidencias científicas nos permiten asegurar que esto ocurrió alrededor del año 6.000 a.C. en la región transcaucásica. Concretamente, el hallazgo más antiguo de la producción y consumo de vino, son  los restos encontrados en una vasija datada en el año 5400 a. C., hallada en el poblado neolítico de Hajji Firuz Tepe, en los montes Zagros (actuales Irán e Irak) que  contiene un residuo rojizo, que los análisis  posteriores consideran restos de vino; también se han recogido numerosas evidencias arqueológicas en Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán datadas desde el neolítico hasta comienzos de la época de bronce.

Es sabido que en toda esta región,el clima y relieve son particularmente propicios para el cultivo de la vid, y que ésta crecía antaño en estado silvestre. Recientemente, se ha encontrado en Georgia lo que podrían ser los restos de la bodega más antigua conocida, con vasijas datadas en el año 8000 a. C., si bien este hallazgo aún no ha sido científicamente confirmado. Incluso hay quien sostiene la existencia de dataciones anteriores en Ohalo II (cerca del mar de Galilea) que señalan hacia el 20.000 a.C.; sin embargo ninguna de ellas está confirmada. 

La antigua Mesopotamia.

Los arqueólogos también han encontrado indicios que fijan el origen de los primeros cultivos de la vid, realizado por el hombre, en Súmer, en las fértiles tierras regadas por los ríos Tigris y Éufrates en el Próximo Oriente, en la antigua Mesopotamia. Con el paso de los años, y con la llegada del comercio y la apertura de rutas comerciales, el consumo y producción del vino se extendió hacia occidente, llegando a Anatolia y Grecia; y hacia el sur, llegando hasta Egipto sobre el año 3.000 a.C., donde las orillas del Nilo fueron tierras de cultivo de la vid y en torno a estas plantas se desarrolló toda una actividad laboral e industrial arqueológicamente documentada, que rivalizaría con la cerveza que ya se elaboraba en el Antiguo Egipto por aquel entonces.

Los egipcios elaboraban el vino en grandes vasijas de barro, y producían vino tinto, el cual se convirtió en símbolo del estatus social y era empleado en ritos religiosos y festividades paganas. Gran número de faraones fueron enterrados con vasijas de barro que contenían vino y en las pirámides se han encontrado grabados y mosaicos que representan el cultivo de la vid, la recolección, elaboración y disfrute del vino en fiestas y actos religiosos. Ya en esta época el vino se guardaba en ánforas durante varios años, teniendo más valor el vino viejo que el nuevo y los alfareros grababan en las ánforas destinadas a la guarda del vino quién había cultivado las uvas, la fecha de elaboración y la calidad del mosto.

Indicios de que el cultivo de la vid (al principio salvaje)

​Por tanto, aunque existen indicios de que el cultivo de la vid (al principio salvaje) y la elaboración de bebidas a partir de uvas silvestres ya se realizaban en torno a los años 6.000 y 5.000 a.C., no es hasta la Edad de Bronce (3.500 a.C.) cuando se estima que se empezó a producir vino de forma intencionada, siendo en esta época cuando se produjo el verdadero nacimiento del vino. Desde Egipto, siguiendo su proceso expansivo, el vino llega hasta la Grecia clásica sobre el 700 a.C. Los griegos tomaban el vino aguado, lo empleaban en ritos religiosos, funerarios y festejos, y asignado al vino una divinidad: el dios Dionisos, que aparece siempre representado con una copa de vino en la mano.

Los griegos

Mejoraron enormemente las técnicas de producción y conservación; crearon recipientes de diferentes tamaños para el almacenamiento y servicio del vino: ánforas de gran tamaño, que se sellaban con resina de pino; cráteras de tamaño medio; y pequeños aoinojé y ritones, preludio de las actuales botellas. Elaboraban vinos con particularidades propias de las diferentes regiones de Grecia, como Rodas, Icaria, Quíos, Lesbos, Eritrea, Naxos, Taasos, Corinto o Mende, adquiriendo especial relevancia los vinos de Creta y Chipre, así como el vino conocido como frigio, de un color rojo intenso.

Incluso existen documentos que demuestran que importaban vinos procedentes de países exóticos, como Líbano o Palestina, muy apreciados por su suavidad y graduación, el vino ligero del valle del Sharón, y el vino etíope, estos últimos ya desaparecidos, generalmente destinados a las mesas de las clases nobles. Para finalizar nuestro repaso a la historia del vino en el mundo antiguo, la elaboración de vino se introduce en Italia en el 200 a.C. Los romanos adoptan al dios griego Dionisos cambiándole el nombre por Baco.

Los romanos “tecnológicos”

Los avances “tecnológicos” en el cultivo de la vid y elaboración del vino, y comienzan a experimentar con los injertos de vides. En su obra “Naturalis Historiae”, Plinio el Viejo dedica un libro entero a las diferentes variedades de uva existentes en la época, y al más de medio centenar de distintos vinos que ya se elaboraban. También son los romanos quienes abandonan la cerámica y comienzan a utilizar cubas de madera para transportar el vino, según se recoge en las crónicas de Julio César sobre la Guerra de las Galias.

La fiesta de la vendimia

Los romanos celebraban cada año la fiesta de la vendimia. Mezclaban el primer mosto con miel y obtenían lo que se conocía como mulsum, apreciada bebida que se servía al comienzo de los banquetes importantes. También en época de los romanos aparece la figura del vinatero (antecesor del enólogo moderno), quien añadía al vino sustancias para blanquearlos mediante procesos de clarificación, dado que los vinos blancos eran los más apreciados, realizaba maceraciones con hierbas para proporcionarles aromas o guardaba parte de la cosecha en ánforas durante 15 o 25 años para que el vino madurase.

La elaboración y comercio del vino se convierte en una importante actividad económica, incluso se importan vinos traídos de Grecia y de oriente próximo. Desde Italia, los romanos extendieron el cultivo de la vid hacia la Galia y desde ahí, los visigodos heredaron la tradición romana del cultivo de la vid y elaboración del vino. Una tercera parte de la vieja Europa se siembra de vides y se empieza a producir vino en Alemania, Francia, Italia y España.

AUTOR ​Álvaro Hinrichs  http://mas.farodevigo.es

http://vinodelariojabio.es/blog/

ERROR nº 23 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 23: Siempre mancho el mantel
La última gota de vino. “Las manchas en el mantel son un sufrimiento”, dice Alicia Estrada. “Para evitarlas, está el truco de girar ligeramente la botella cuando está cayendo la última gota, mientras la devolvemos a su posición vertical. Muchas veces ayuda tener una servilleta en la otra mano. Cuando vas a un restaurante está bien observar al sumiller cómo te sirve el vino, es bonito también aprender a servirlo”. Y si la gota finalmente aterriza en el mantel, la leyenda dice que un puñado de sal gorda, o un remojo posterior en leche, evitarán que la mancha pase a la posteridad.

ERROR nº 22 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 22: Lo que me sobra, lo conservo a temperatura ambiente
El vino caliente. A veces sucede que abrimos una botella y no nos la bebemos entera. En serio: a veces sucede. Si tenemos pensado consumirla en uno o dos días, mejor guardemos la botella en el frigorífico. “Desde luego va a estar mejor conservada”, afirma Guillermo Cruz, “Eso sí, acordémonos de sacarla con tiempo para que no esté fría cuando la vayamos a servir. De todos modos, aunque las temperaturas son importantes, mejor pecar de fresco que de caliente. Una vez en copa se irá calentando, pero si el vino se sirve demasiado caliente las percepciones del alcohol siempre son mucho más altas y es un poco más desagradable”.

ERROR nº 21 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 21: Guardo desde hace 20 años una botella en un armario
” Caducidad de los vinos ” Pregúntese: ¿es un vino preparado para perdurar? Y sobre todo, ¿lo conserva en las condiciones óptimas? Una despensa afectada por cambios de temperatura o cercana a un radiador hará que se lleve un chasco cuando descorche esa botella. Guillermo Cruz pone un ejemplo: “El domingo por la noche abrimos un gran reserva Rioja del 64 y estaba impresionante. Era pletórico. Y tenía cincuenta y tantos años. Pero había estado bien conservado, a una temperatura constante, en un calado [cueva subterránea]… El problema de la caducidad de los vinos es la conservación. Si una botella está constantemente con oscilaciones de temperatura, en verano a 40 grados, en invierno a -5, al final el vino se destroza, porque es un ser vivo. Así como lo trates mientras duerma, así despertará después”.

ERROR nº 20 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 20: Me voy a tomar el vino que me sobró hace una semana
Oxidación del vino, no se moleste: aunque lo haya guardado en el frigorífico, mejor destínelo a aderezar una salsa. “Aquí hay un principio básico y esencial: cuando una botella se descorcha entra oxígeno y empieza un proceso de oxidación”, alerta Iván Martínez. “En perfectas condiciones y si lo guardamos con el mismo corcho, aguanta un par de días”, dice Guillermo Cruz. Hay algo mejor aún que su propio corcho, que son los tapones de extracción de aire, que pueden mantener en condiciones la botella unos cuatro o cinco días. “Eso es fantástico porque cada vez que bebes bombeas el aire de dentro, y otra vez en perfectas condiciones”, añade Cruz.

ERROR nº 19 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 19: Opino que un vino con más grados es mejor
Grados del vino que son considerados “modernos” tienen una graduación alcohólica mayor, llegando a los 14,5 grados (la graduación estándar es de 12º o 13º en el tinto, y algo menos en el blanco, unos 11º). Pero eso no tiene relación alguna con la calidad. “En los últimos años se buscan vinos con más concentración, más taninos, más madera… y para lograrlo necesitas en el momento de la madurez ir un poco más al límite, y eso incrementa el grado alcohólico”, explica Guillermo Cruz. “A día de hoy, hay como dos estilos: los más clásicos, con menor grado alcohólico, más elegantes, con un poquito más de acidez; y los más modernos, con más concentración, más estructura, mayor grado alcohólico… Lo bueno de este mundo es que hay vinos para satisfacer a todo tipo de personas”, añade Cruz.

ERROR nº 18 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 18: El vino en garrafa es un asco
Los recipientes para vino no siempre. “En Francia esos contenedores de cinco litros son muy, muy habituales para el vino cotidiano. Y están bien vistos. Es simplemente una forma de tener mejor conservado el vino que te vas a tomar en quince días”, nos ilustra Alicia Estrada. “En España no están nada bien vistos. La razón, creo, es que tendemos a consumir cada vez menos pero de mayor calidad. Ese tipo de envases se asocian a un perfil de consumo más básico y cotidiano, y eso precisamente es lo que estamos perdiendo en este país: el vino de todos los días en la mesa. Su calidad puede ser la misma que la de uno joven, por ejemplo”.

ERROR nº 17 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 17: Cambio de un vino a otro en la misma copa
Genial, pero antes de verter el nuevo no olvides efectuar lo que se conoce como envinado: enjuagar la copa con unas gotas del vino que nos vamos a servir. “Si se va a utilizar la misma copa para tomar varios vinos hay que
Envinado
envinar: quita los restos del vino anterior y permite continuar con el siguiente”, explica Guillermo Cruz. Obviamente no te bebas esa pequeña cantidad: descártala y estarás listo para disfrutar del siguiente caldo.

ERROR nº 16 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 16: Sirvo el vino en una copa húmeda
Copas secas. Los maestros cerveceros recomiendan una jarra húmeda para que el líquido se deslice mejor. No así los expertos en vino. Para ellos, una copa limpia y seca, basta. “Si son copas que se utilizan una vez al mes conviene pasarlas un paño para quitarles el polvo, que a veces distorsiona los matices del vino. Lo mejor es secarlas, si se puede, con un trapo que solo sea de copas”, dice Guillermo Cruz. Como indica Iván Martínez, “del agua siempre van a quedar gotas que, aunque en un tanto por ciento mínimo, van a diluirse y van a restar al vino”.

ERROR nº 15 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 15: El tinto, siempre del tiempo

Temperatura del vino tinto es un mandamiento que conviene matizar: no es lo mismo el tiempo en agosto que en enero. Guillermo Cruz, el premiado sumiller de Mugaritz, opina que “para disfrutar más del vino, una temperatura perfecta son 15 grados. Tapa esa puntita de más de alcohol que tienen algunos vinos, se enmascara un poco sobre todo en la primera copa, y ya se pondrá a 18 grados en copa. Pero si lo servimos a 18 grados o del tiempo, que son 20, pues imagínate cómo acaba esa copa”.

MIGUEL ÁNGEL BARGUEÑO

http://vinodelariojabio.es/blog/

ERROR nº 14 GARRAFAL CON EL VINO

Error nº 14: Me pierdo con eso del maridaje
 Vale, he aquí unas pistas: “Los vinos de una zona suelen maridar muy bien con las comidas tradicionales de esa región”, argumenta el sumiller Iván Martínez. Por ejemplo, un albariño funcionará siempre bien con un plato de marisco gallego. “Otra pista son los colores. El color de un plato nos puede inducir a qué tipo de vino enfocarlo: los blancos suelen armonizar bien con platos de tonos claros: pescados blancos, carnes blancas…; los tintos, con carnes rojas, salsas oscuras… Aunque siempre hay matices”.