Cómo calcular el precio del vino en restaurantes

El vino es sin duda una de las ventas que más margen generan al restaurante,  es por ello que calcular el precio del vino es tan importante y con un esfuerzo proporcional pequeño.

Pero para generar un margen importante en la venta de una botella de vino es imprescindible ofrecerlo en su correcta cosecha y dar un buen servicio, es decir, copa limpia y adecuada, y en su temperatura correcta de consumo.

Carta de vinos

Confeccionar bien una carta de vinos para restaurante es importante, porque el cliente que sea algo conocedor de vinos con solo mirarla  ya puede percibir la profesionalidad del restaurante.

No hace falta una carta muy amplia ni muy densa, sino bien hecha: bien ordenada, bien estructurada, pensada en relación a los platos del restaurante y teniendo en cuenta la localización del local.

Y bien presentada, sin tachaduras, ni espacios vacíos, ni manchas… Con un ordenador y una pequeña impresora hoy en día es muy fácil tener la oferta de precios de vinos y platos actualizada.

 Precio

Para poner precio a los vinos de la carta, se suele tomar el precio de coste y multiplicarlo por dos, los más baratos incluso por 3 ó 4, y redondeando el precio obtenido.

Los vinos de coste de hasta 6€, se pueden multiplicar por 3 y por 4; los vinos entre 7€ y 12€, se pueden multiplicar por 2; los vinos que cuestan entre  13€ y 18€, también se multiplican por 2; y los vinos de más de 19€ en adelante sufren un aumento de entre 6 y 12€ en concepto de copa y servicio.

Es importante que la copa se adecue al nivel del vino, y que la temperatura y el servicio sean los adecuados.

Rotación de los vinos

De esta manera cumpliremos con nuestro objetivo, que es que nuestra bodega tenga rotación, que los vinos se muevan y que el cliente consuma. Porque cuando los vinos no se venden no es responsabilidad de la bodega, ni del distribuidor, ni del vino.

Lo más probable es que no hayamos realizado bien la compra o no sepamos venderla, bien por precio, bien por servicio.

Tipos de copas

Como comentaba, una buena copa es vital para disfrutar de un buen vino. No tienen que ser de lujo, pero tienen que ser decentes. Tener distintos tipos de copas en relación con el tipo de vino sería lo suyo.

Las copas más sencillas, para los vinos más económicos, y otras especiales para vinos blancos de un cierto nivel, y otras para los tintos.

El coste de la botella

Los vinos a copas son  un consumo cada vez más demandado. En este caso, el precio de la botella de vino en restaurante la dividiremos entre 5 para saber el precio al que cobraremos la copa, aunque de una botella puedan salir de 8 a 10 copas de venta.

De esta forma nos aseguramos cubrir el coste de la botella. Sin embargo, para poder ofrecer vinos a copas correctamente, es necesario un sistema para dejar la botella bien cerrada, de forma hermética, después de cada servicio.

Solo así nos aseguraremos que el cliente disfruta de lo que le estamos ofreciendo. La satisfacción del cliente es nuestro máximo reto.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Aromas de los vinos

Los olores y el vino

El vino posee más de 800 compuestos aromáticos que se unen y forman aromas conocidos, reconocibles en su mayoría. Cada persona identificará los aromas que le sean más familiares y los que estén en cantidad suficiente como para ser reconocidos. (Los olores y el vino)

Los aromas de los vinos, así como su intensidad, varían en función del tipo de vino y dependen de la variedad de uva, de los procesos de viticultura, de la vinificación y de su crianza.

Es importante tener en cuenta que no se le agrega nada al vino. El vino simplemente es producto de la fermentación alcohólica del mosto.

Existen tres tipos de aromas en los vinos:
aromas primarios de los vinos.

•La mayoría de los aromas del vino proceden de la uva, y se encuentran en la piel del grano de uva. Son los llamados aromas primarios de los vinos. Serán los aromas que podremos reconocer como frutas y como flores en su mayoría: rosas, violetas, jazmín, cítricos, cerezas, ciruelas, etc.

aromas secundarios de los vinos

•Los aromas secundarios de los vinos proceden de la maceración y las fermentaciones (alcohólica y malo láctica) y los más conocidos son los aromas lácteos y las levaduras o las reacciones que ellas provocan junto a la glucosa o fructosa. Podemos detectar aromas a manteca, queso o yogurt, estos viene de la transformación de ácido málico en ácido láctico. El málico está normalmente en la uva y es el que nos recuerda a la acidez de la manzana verde, el segundo es el ácido que se encuentra en los lácteos.

aromas terciarios de los vinos

•Los aromas terciarios son los que aparecen en el vino cuando éste entra en contacto con el roble u otro tipo de madera. Estos aromas no se encontrarán en los vinos jóvenes. La madera es utilizada en el vino para darle cuerpo y complejidad y la elección del tipo de madera y su grado de tostado, ya sea roble americano o roble francés influirá en los aromas del vino. Podemos reconocer al olor a caramelo, coco, vainilla, canela o café tostado, entre otros.

Existen cientos de miles de aromas

Cuando olemos en un cabernet sauvignon el pimiento verde lo que estamos reconociendo es la piracina, es decir el 3-isobutil-2-metoxipiracina. Nombre que rara vez recordaremos, pero no olvidaremos el aroma a pimiento verde. Existen cientos de miles de aromas, con nombres científicos, que podemos oler pero no identificar en su totalidad.

Algunas descripciones varietales

Procedentes de la variedad de la uva (aromas primarios), pueden ser:

Sauvignon blanc: aromas a cítricos, espárragos e incluso aromas a maracuyá y pomelo.

Chardonnay: puede recodar a peras y manzanas verdes junto a plátano con notas finales de coco y vainilla.

Pinot Noir: aromas a frutas rojas de bosque y sutiles notas de hongos y hojas secas.

Cabernet Sauvignon: maduro recuerda al aroma a rosas con notas de frutas rojas maduras y sutiles notas a cedro. Algunos con notas de mina de lápiz, eucalipto y tabaco.

El universo aromático es infinito y lo más divertido y enriquecedor es oler y reconocer los aromas de los vinos que tenemos a nuestro alcance.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Cambiar rutinas

Somos “animales de costumbres”

Somos “animales de costumbres”: nos ayuda a sentirnos seguros y nos da comodidad. Pero hacer siempre las mismas cosas, de idéntica manera, a la larga nos puede provocar aburrimiento. (El vino y las costumbres)

Ser consumidores por rutina del mismo vino, de la misma marca, de la misma zona, de la misma variedad… hace que nos perdamos muchas oportunidades para descubrir, para experimentar, para conocer y para ampliar nuestro conocimiento.

Menos creativos y más apáticos

Hace años asistí a la conferencia de un gran publicitario de este país. Recuerdo que nos dijo, y desde aquel día me lo aplico siempre que puedo, que alimentamos nuestra creatividad haciendo las cosas de distinta manera. En cambio, nos volvemos menos creativos y más apáticos si funcionamos de forma mecánica y rutinaria.

 Nos puede sorprender algún tipo de vino que creíamos que no iba a ser de nuestro agrado

En la actualidad, tenemos a nuestro alcance multitud de vinos con características bien distintas y con aportaciones sensitivas muy diferentes. Incluso nos puede sorprender algún tipo de vino que creíamos que no iba a ser de nuestro agrado… Cuántas personas en las formaciones que ofrecemos descubren vinos que pensaban que no les gustaban. He oído frases como: “yo es que no soy muy de rosados, en cambio éste…”, o “a mí solo me gustan los vinos tintos… pero este blanco está espectacular”, “el cava me da acidez, pero el que hemos probado, no…”.

Por suerte cada vez existe más gente con ganas de romper esas estructuras mentales preconcebidas para ir más allá de sus zonas de confort y comodidad. Cada vez son más los que muestran interés por servirse de todos los sentidos, vista, olfato, tacto y gusto para descubrir nuevas sensaciones.

Vivimos en un mundo demasiado mecanizado

Vivimos en un mundo demasiado mecanizado, donde casi todo nos viene dado y forzamos poco nuestros sentidos. Sólo exprimimos al máximo el sentido de la vista, los demás apenas los usamos. Cuántas cosas nos perdemos por no experimentar más con nuestros sentidos… Además, no solo es bueno para descubrir nuevas sensaciones sino que a la salud de nuestro cerebro le viene fantástico. Los neurólogos ya nos lo vienen diciendo desde hace tiempo: “todo lo que el cerebro no usa, se pierde”.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

La elección de un vino puede ser determinante para conseguir un trabajo

Competencias transversales.

¿Soléis pedir la carta de vinos cuando salís a comer fuera? ¿Escogéis vosotros mismos el vino? ¿Tenéis en cuenta la comida que vais a tomar? ¿Tenéis en cuenta la comida de los demás comensales de la mesa a la hora de pedir el vino? Pues todo esto es y será muy importante a la hora de encontrar trabajo en EEUU, sobre todo en empresas que apuestan por las competencias transversales. (El vino y el trabajo)

“test del vino”

La nueva alternativa de usar la carta de vinos para analizar el comportamiento de un candidato, lo que se conoce como el “test del vino”, se está llevando a cabo en empresas de EE.UU que seleccionan a futuros directivos o puestos de alto cargo para empresas.

Con este sistema se trata de evaluar cómo se comporta el candidato en un ambiente profesional, pero informal, muy habitual entre directivos de empresas y hombres de negocios.

Vinetur, la revista digital del Vino

Así, más allá del currículo y la tradicional entrevista, y de tener saneados o eliminados los perfiles en Facebook, Linkedin y otras redes sociales, los aspirantes a futuros directivos deben estar también preparados y tener cultura del mundo de la gastronomía y los vinos, y del saber comportarse  en la mesa de un restaurante, según publicó Vinetur, la revista digital del Vino, el pasado 5 de febrero.

Charles Phillips, director ejecutivo de la empresa Infor, una compañía de software con sede en Nueva York, y conocido también como el Steve Jobs del software empresarial, es uno de los que utiliza este método.

El empresario o su responsable de RRHH lleva al candidato a comer a un restaurante con otros ejecutivos sénior para ver cómo reacciona ante esta situación durante un periodo de 45 minutos. Sin embargo, la clave de este método llega a la hora de elegir el vino.

Varias cualidades de la persona a contratar

Al candidato se le entrega la carta de vinos y debe elegir uno de la lista. Según señala el CEO de Infor, en ese momento se pueden ver varias cualidades de la persona a contratar:

Desde su habilidad para fingir que sabe mucho de vino o cómo lo hace para convencer a los demás de que su elección es la indicada, hasta cómo es su trato con el sumiller o el camarero que le atiende.

También valorarán su elección en función del precio de la botella elegida, de que el vino acompañe bien con la comida que han pedido, de si ha tenido en cuenta a los demás compañeros de la mesa o de si pide consejo al sumiller del local.

Esta innovadora forma de valoración de los candidatos ojalá sea pronto una práctica que se exporte a otros países, pues el interés por la cultura vinícola y gastronómica y un mejor saber estar en la mesa nunca estarán de más.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

¿Qué es el bouquet de un vino?

El Bouquet de un vino suele ser relacionado con el aroma propio de cada vino, pero si bien efectivamente es un concepto que tiene mucho que ver con el aroma, es algo que va mucho más allá y encierra mayor complejidad.

Los vinos más jóvenes poseen determinado aroma, que es el que está asociado a la uva de ese vino en particular o a alguna especia, variedad, región o condición específica de dicho vino. Los vinos más añejos, en cambio, poseen bouquet: la conjunción de aromas que forman una mezcla profunda y compleja, que se ha ido desarrollando con los años del vino.

El bouquet de un vino está asociado a los aromas que se van desarrollando y combinando en las etapas de fermentación, elaboración y añejamiento, y que se desarrollan largamente luego de embotellado el vino.

Se puede obtener hasta un 75% de información acerca de un vino simplemente por el aroma que posee y esto es debido a que el sentido del olfato es más preciso y detallado que el sentido del gusto.

Mediante el olfato se pueden distinguir más de 5.000 aromas diferentes mientras que el paladar sólo registra, básicamente, cuatro gustos distintos: dulce (lo que viene dado por el tipo de uva), agrio (la acidez del vino), salado (la excepcional salobridad que puede contener) y amargo (los taninos). En la nariz, sin embargo, estos cuatro gustos básicos se combinan en cientos de matices.

Un vino finalizado contiene una mezcla de compuestos orgánicos volátiles que le dan su sabor y aroma distintivo, por lo que son estos compuestos en parte responsables por el bouquet del vino. Investigaciones científicas recientes intentan ahondar más en estos compuestos orgánicos para que los productores puedan elaborar un producto más fino y ajustado.

Compuestos del vino
 En las uvas vinícolas, estos compuestos orgánicos tienden a acumularse luego de que la semilla, la pulpa y la cáscara de la fruta están maduras.

El balance entre los ácidos tartáricos y los azúcares en la uva varían con el tiempo también. Las uvas habitualmente contienen una amplia variedad de estos compuestos orgánicos volátiles, aunque alguno puede destacarse por sobre los demás.

El sabor a hierbas que predomina en el Sauvignon Blanc, por ejemplo, proviene de un compuesto que se produce cuando la uva está verde y que gradualmente desaparece a medida que la uva madura.

El carácter floral y frutal de los vinos dulces espumosos Moscatel también está dado por compuestos que casi no pueden detectarse o se detecta en muy pequeñas cantidades.

El vino consiste en una mezcla de alrededor de 300 compuestos químicos diferentes. Muchos de estos son similares o en ocasiones idénticos a los que se pueden encontrar en frutas, vegetales, especias o hierbas. Por ese motivo, el aroma de los vinos es muchas veces descripto en dichos términos, mencionando por ejemplo la similitud con el aroma de una fruta o de una hierba.

Aromas complejos

El bouquet de un vino se forma cuando los aromas primarios de la uva, que dependen del tipo de uva, se combinan con los aromas secundarios determinados por la fermentación o por otros factores como el añejamiento en roble.

Muchas veces se utiliza la palabra bouquet para hacer referencia al aroma del vino simplemente, pero esto no es así. La clave para diferenciar el bouquet del resto de los aromas es la complejidad. El bouquet de un vino siempre es una mezcla de aromas que pueden recordar a cuero, tabaco, humo, carne cruda, chocolate, flores, infusiones, distintos tipos de maderas, etc.

La próxima vez que prueben un buen vino añejo, traten de detenerse en la identificación de estos aromas secundarios y de la mezcla que producen, y allí estarán disfrutanto del bouquet del vino.

PABLO FERNANDEZ

http://vinodelariojabio.es/blog/

Recomendaciones de temperatura del vino tinto

Los vinos saben mejor al paladar si tenemos en cuanto algunos detalles a la hora de degustarlos. En ese sentido, hoy te proporcionamos algunas recomendaciones de temperatura del vino tinto. Estas son las consideraciones más importantes a la hora de servir un vino tinto.

Los vinos tintos en general deben servirse a temperatura ambiente. Sin embargo, según la variedad, esto puede verse modificado ya que si la temperatura es muy baja, influye en el grado de acidez que presente el vino, por el contrario si es alta predominará el alcohol en vez de él sabor, sin duda se percibirá distinto y poco agradable al paladar.

Precisiones de la temperatura del vino tinto

Hay una frase que se escucha con bastante frecuencia y proviene de los franceses, quienes dicen que los tintos se deben servir a temperatura ambiente. Este concepto está obsoleto ya que era válido cuando no existía la calefacción, hoy en día, servir un vino tinto en esas condiciones, puede ser lo mismo que tomar un caldo.

Cuando un vino tinto se sirve con una temperatura igual a superior a 25 grados, este pierde su frescura y el sabor a alcohol se ve intensificado. Por ello, antes de consumirlos es mejor reservarlos en la nevera durante unos 25 minutos.

Cuando el vino tinto se encuentra en bodega, es de suponer que está a una temperatura ideal de 12 grados por lo que no es necesario enfriar de modo previo. Sólo retíralo unos 15 minutos antes de ofrecerlo. Si tienes dudas al respecto, es mejor que lo enfríes un poco, recurriendo a calentar la copa en caso de que se haya enfriado demasiado.

Cuando tienes la temperatura del vino tinto bajo control, lo ideal es que lo enfríes dos grados por debajo de ésta. Así podrá mantenerse a punto durante toda la comida.

Temperaturas ideales según la variedad de vino tinto
  • Para los vinos tintos con cuerpo como el Burdeos, Cabinas de Napa, Shiraz, Zinfandel, la temperatura a la que se sirve el vino es entre 17 y 19°.
  • Para los vinos tintos de cuerpo ligero como los borgoñas, Pinot Noir, Chiani, la temperatura ideal es entre 14 y 16°.
  • Los vinos tintos jóvenes y afrutados como el Beaujolais y el Merlot, se deben servir a una temperatura entre 12 y 14°.

VERONICA ALVAREZ

http://vinodelariojabio.es/blog/

Aprende a catar vino paso a paso

Catar vino paso a paso

Una actividad muy recomendada para hacer con clientes y amigos es catar vinos, pues siempre resulta ser una experiencia divertida y una buena excusa para compartir un buen rato. No es necesario ser un catador profesional para organizar una cata de vinos aunque a simple vista pueda parecer complicado.

TEMÁTICA.

Lo primero que hay que buscar es el tema para la sesión de cata. Lo más fácil sería recurrir a una bodega para que su enólogo pudiese guiar la cata. Pero acaba siendo una sesión promocional de la bodega, con lo que se desaconseja.

PROFESIONAL.

Una vez se haya escogido el tema, hay que buscar el profesional que la guíe, que debe ser una persona conocedora de la temática a tratar.

SALA.

La sala donde se vaya a realizar la cata de vinos debe estar limpia y aireada, sin ningún olor que pueda distorsionar la detección de los aromas de los vinos, y con una buena luz.

MESA.

Disponer de una buena mesa donde haya espacio para que todos los asistentes puedan estar sentados en la cata, y cubierta con un mantel blanco, que es la mejor base para apreciar bien el color del vino.

VINOS.

Es conveniente tener los vinos que se vayan a catar en posición horizontal, por lo menos 48 horas antes de la cata, para que reposen, y a la temperatura de servicio ideal. Hay que contar una botella de vino para 10 personas, y tener alguna botella de más de cada tipo de vino por si aparece alguna defectuosa. En catas de vinos para iniciados, lo ideal serán unos 5 vinos, pero no muchos más, porque no están acostumbrados.

COPAS.

Es importante escoger las copas adecuadas. Hay miles de propuestas. Lo ideal es escoger copas versátiles, evitar las copas de flauta y Pompadour para los espumosos, así como las copas excesivamente anchas. El vidrio no debe ser demasiado grueso, la pierna de la copa tiene que ser alta y el ancho de la copa con un diámetro de unos 6 cm de diámetro.

Una vez escogidas las copas, lo mejor sería tener una copa para cada vino, para que se puedan ir comparando y se aprecie su evolución. Pero si no se tiene más que una copa o dos por persona, se deberán aclarar entre vino y vino, y enjuagarlas después con el vino que se vaya a servir, acción que se le llama envinar las copas.

RESTO DE MATERIAL.

A parte de las botellas de vino y las copas, hay que tener preparado el resto de material con antelación: los sacacorchos, los decantadores, las escupideras, las servilletas, el agua y el pan.

COMIDA.

Hay que procurar tener listo algo de comida para después, según la hora del día, algo de cena, de comida, de aperitivo,… Será el momento de relax y de comentar las cosas que hayan surgido durante la sesión.

FICHAS DE CATA.

Los asistentes agradecen poder llevarse a casa las fichas de cata de los vinos que se hayan catado, así como información de las bodegas, los viñedos, y otra información que pueda ser de utilidad y de recuerdo de su asistencia a la cata de vinos.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

¿Por qué el Tempranillo huele a fresas?

¿Importa la añada?

Errores sobre la añada del vino

La añada del vino es uno de los errores más comunes es pensar que el vino mejora con el tiempo. Como regla general esto no es así, la mayoría de los vinos mantienen sus características durante algún tiempo, pero luego empiezan a deteriorarse.

Elegir el vino puede ser ya bastante complicado como para además tener que pensar en que añada del vino es la mejor. Recuerda que los vinos que están a la venta es porque ya están listos para consumirse y la mayoría deberían disfrutarse entre el primer y el tercer año desde su lanzamiento.

Importancia de la añada del vino

La añada del vino es importante cuando se trata de los grandes clásicos, principalmente franceses o italianos, en los que por su forma de elaboración pueden tardar muchos años, incluso décadas, en llegar a su punto álgido, pero esto es la excepción a la regla.

Este tipo de vinos son muy caros debido principalmente a la baja disponibilidad y la alta demanda.

Influencia del año de vendimia

El año de la vendimia determinará la calidad del vino y su capacidad de envejecimiento. Recientemente hemos publicado un artículo sobre una degustación vertical de los vinos de Clos Rougeard en la que precisamente me impresionaron las diferencias tan marcadas entre diferentes añadas.

En la mayoría de los vinos la añada viene impresa en la etiqueta, indicando el año de la vendimia. Para madurar adecuadamente las uvas necesitan una combinación de agua, sol, calor y frío en las proporciones adecuadas, en el momento adecuado.

Pensamos en un buen año cuando hay un invierno frío y húmedo, seguido por una primavera suave y un largo verano seco con días calurosos y noches frías, produciendo vinos con un buen equilibrio entre fruta y acidez.

Un año malo es cuando hace demasiado frío durante la primavera, o demasiada humedad en verano, que impide que la uva madure correctamente, resultando en vinos desequilibrados.

¿ Cuando es importante la añada ?

La añada del vino es de suma importancia cuando se trata de las grandes bodegas de Burdeos, Borgoña, Rioja, Ribera del Duero, Alemania y en el norte de Italia, cuyos vinos son muy apreciados y donde no hay dos vendimias iguales, lo que hace muy difícil predecir la calidad hasta el mismo momento de la vendimia. En España nos encontramos con esa situación en el noroeste, siendo el Levante y la región de Valencia, por lo general, más uniforme.

En lo que respecta a los vinos del día a día, los enólogos pueden producir una calidad relativamente constante año tras año, apoyándose en los avances tecnológicos, que les permiten controlar y todo el proceso de elaboración, a lo que se suma la posibilidad de selección de uvas procedentes de diferentes viñedos, para lograr el coupage deseado.

Consecuentemente hay menos variación entre unas añadas y otras. Muchas veces, el productor indica en la etiqueta el periodo ideal en el que el vino debe ser consumido. La calidad de los vinos jóvenes ha mejorado mucho durante la última década. Los consumidores demandan vinos que estén listos tomar y en general no buscan vinos de guarda.

Cuando vayas a comprar una botella de vino y tengas dudas sobre la añada, presta atención a las recomendaciones del elaborador que aparecen en la etiqueta. Si vas a comprar vinos de cierta categoría, lo normal es que haya un profesional probablemente un sommelier o un experto en la materia, para ayudarte. Y un consejo para terminar, cuando se trata de vinos jóvenes y especialmente blancos y rosados pide siempre que te sirvan la última añada.

MARK O’NEILL   http://www.elmundo.es

http://vinodelariojabio.es/

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

 

Características del vino

Las Características del vino derivada de la uva que se puede disfrutar solo o en compañía de alimentos. Además de tener la función de estimular el apetito, también es encargado de resaltar el sabor de algunos alimentos y agregar un toque de fiesta a la hora del almuerzo o la cena.

En un restaurante es importante que el mesero o el sommelier (experto en vinos) tengan los conocimientos necesarios para hacerle saber al cliente cuaá es el tipo de vino más adecuado a sus alimentos.

La mejor manera de identificar la calidad y sus características del vino es conociendo por separado sus características:

Color

Los vinos son blancos o tintos dependiendo de la calidad de uva, de lo jóvenes que sean y del tiempo en que la piel de la fruta pase en el jugo de uva mientras se fermenta. Mientras los vinos blancos se hacen fermentando el jugo de la uva sin la piel, los vinos rosados se hacen separando la piel apenas comienza la fermentación. En cambio, para los vinos tintos, la piel de la uva permanece en el jugo mientras este se fermenta.

Cuerpo

El cuerpo es la consistencia del vino, es decir, lo denso o líquido que este sea. Es posible determinar la consistencia al girar la copa suavemente. Un vino ligero fluye de forma más rápida que uno con más cuerpo. Esta sensación luego se traduce en la boca de quien lo está bebiendo.

Aroma

Hay una gran cantidad de aromas en los vinos. Los hay frutales, florales o con olor a madera. La clave para apreciar la fragancia de un vino es dejar que respire durante algunos minutos una vez que la botella ha sido abierta.

Sabor

El sabor va desde seco hasta dulce. Un sabor seco se produce cuando se deja una fermentación completa y el dulce al interrumpir el proceso. Dependiendo del sabor del vino se determina en que momento del consumo de alimentos se bebe; antes, durante o después.

Nombre y variedad

Existen tres manera de identificar los vinos: 1) Por el tipo de varietal: nombre de la principal uva utilizada para hacer el vino (Cabernet, Merlot, Sauvignon, etc.). 2) Añada: año de producción, proceso y añejamiento. 3) Denominación de origen: Región geográfica de donde provienen las uvas.

Cosecha

Año en que las uvas para hacer el vino fueron cosechadas. Normalmente, se coloca en la etiqueta para que un conocedor pueda evaluar si se trató de un año con buena cosecha.

http://www.entornoturistico.com

http://vinodelariojabio.es/blog/