El vino y la salud

vino
La Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN)

La Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN) explicó recientemente a los alumnos de la Escuela de Hostelería y Turismo de la Universidad de Barcelona (CETT-UB), los importantes beneficios del consumo moderado de vino sobre la salud.

Tanto FIVIN como el CETT-UB, apuestan por este tipo de formación necesaria y de gran utilidad para los futuros profesionales del sector de la restauración, como son los cocineros y los sumilleres.

Laboratorio de Medicina Interna del Hospital Clínico de Barcelona

En esta ocasión, la Dra. Rosa M. Casas, colaboradora científica de FIVIN y miembro del Laboratorio de Medicina Interna del Hospital Clínico de Barcelona, expuso:

Todos aquellos componentes que hacen que un consumo moderado de vino aporte beneficios sobre la salud, como por ejemplo la prevención de enfermedades cardiovasculares, la diabetes o enfermedades cognitivas, entre otros.

La Dra. Casas incidió en la importancia de concienciar al consumidor, en especial a los jóvenes, de cómo disfrutar de una copa de vino con moderación y responsabilidad, en el marco de una dieta sana y equilibrada, en pro de una mejor calidad de vida.

Los efectos positivos del consumo moderado de vino

Numerosos estudios intentan explicar los efectos positivos del consumo moderado de vino, se recomienda una o dos copas de vino, que supone de 10 a 30 g de alcohol.

Estos estudios sugieren que diferentes sustancias como los polifenoles y en particular el resveratrol presentes en la uva y en el vino, al ser antioxidantes muy potentes, podrían tener un efecto preventivo frente a diferentes enfermedades.

La síntesis de HDL-colesterol

Otros estudios parecen indicar que los efectos beneficiosos del consumo moderado de vino se deberían al alcohol presente en esta bebida. Se ha comprobado, en modelos animales, que la administración de dosis bajas de alcohol es capaz de inducir la síntesis de HDL-colesterol (el llamado «colesterol bueno») y de reducir los niveles de LDL-colesterol (el llamado «colesterol malo») contribuyendo de esta manera a la eliminación del exceso de colesterol.

La Universidad del Negev

Según un reciente estudio de la Universidad del Negev, en Israel, una copa de vino diaria podría ayudar a controlar la diabetes del tipo B, ya que el alcohol consume glucosa, aunque el mismo estudio reconoce la necesidad de ampliar el espectro y el plazo de estudio.

Hay expertos que apuntan que es en las semillas y no en la piel de la uva donde está la clave.

En lo que sí todos coinciden es en que la mejor forma de tomar vino es acompañado de la comida y de forma moderada. Así, son mayores las posibilidades de que el vino tenga un efecto beneficioso en la salud.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

Autor: miguel graham

El sello de ‘vino ecológico’ con el que se diferencia a estas botellas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *