El vino y la uva

Fermentación

El vino es la bebida que se obtiene a partir de la uva, que es el fruto de la vid, tras el proceso de fermentación alcohólica de su zumo (mosto). Dicha fermentación se consigue gracias a las levaduras que transforman los azucares de la uva en alcohol etílico y gas (dióxido de carbono).

A pesar de que su tamaño no es muy grande la uva posee todo lo necesario para poder obtener a partir de ella, el vino.

Àcido malico y ácido tartarico.

Si partimos una uva por la mitad y tomamos como punto de partida las pepitas veremos que la zona que las rodea es verdosa; dicha zona contiene ácido malico y es la parte que mayor concentración de azucares posee. A partir de aquí y dirigiendonos hacia la piel la cantidad de azucares va disminuyendo y se hace notable la presencia del acido tartarico.

Sales minerales, taninos y antocianinas

Ya cerca de la piel, encontramos una zona que almacena cantidad de elementos responsables del sabor de la uva, como son las sales minerales, (destacando el potasio), taninos, antocianinas que aportaran el color al vino, los aromas …

Por ello y dependiendo del prensado que se le de a la uva para extraer su mosto el resultado será muy diferente.

 Paola

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

Corcho del cava y simbolos del corcho de los vinos espumosos

Corcho del cava

El corcho o tapón del cava como ya hemos dicho, posee una forma similar a la del “champiñón”, cuyo cuerpo es cónico. Para comprobar que el cava es de elaboración reciente solo tenemos que fijarnos en el tapón cuando descorchamos la botella.

Si al abrir la botella el cuerpo del tapón vuelve a adoptar esa forma de “champiñón”, es decir, recupera su forma cónica original nos indica que el cava, efectivamente, es de reciente elaboración.

Si por el contrario al abrir el cava el tapón mantiene una forma mas cilíndrica, indica que el tapón ya no tiene su elasticidad igual debido a que el cava lleva mucho tiempo envasado por lo que no es de elaboración reciente.

Simbolos del corcho de los vinos espumosos

En los vinos espumosos, debido a la alta presion que debe soportar el corcho, el diametro de este, es mayor. Si nos centramos en el corcho de los cavas, podemos percibir su forma de “champiñón” que ademas después de descorchar la botella, sigue aumentando su forma ovoide en la parte superior y cónica en la inferior.

Los símbolos que hay en la base del tapón nos permiten diferenciar los distintos métodos de elaboración de los vinos espumosos:

Estrella de cuatro puntas:

Nos indica que es una cava, una bebida elaborada por el método tradicional.

Rectángulo:

Bebida de fermentación en botella. Indica que, aunque la segunda fermentación se ha realizado en botella, solo ha tenido dos meses de reposo, y no se ha pasado por el proceso de degüelle y extracción de impurezas, sino que, simplemente, se ha cambiado de botella.

Circunferencia:

Bebida conocida como Granvás. Todo el proceso de fermentación se ha realizado en grandes tanques de fermentación, y de ahí, se embotella directamente para su comercialización.

Triángulo:

Vinos espumosos. Vino de calidad media al que se le añade gas carbónico de forma artificial.

 Paola

http://vinodelariojabio.es/blog/

Tips vino : Conservacion del vino abierto, como enfriar un rosado y un vino Blanco

Conservacion del vino abierto

(Tips vino)  – Una vez abierta una botella de vino, debemos consumirla en el menor tiempo posible no siendo aconsejable dejarla mas de 5 días, pues con el tiempo pierde sus propiedades.

Durante ese tiempo lo más importante es conseguir varios aspectos:

  • En primer lugar debemos taparla muy bien y la mejor manera de conseguirlo es adaptando un corcho para que quede lo mejor cerrada posible.
  • En Segundo lugar hay que evitar la luz directa y las altas temperaturas pues alteran su sabor.
Como enfriar un rosado

(Tips vino) – Al igual que ocurre con los blancos, los vinos rosados, necesitan ser consumidos fríos. Por ello la temperatura ideal de servicio está entre los 6 y los 8 grados, pues por debajo de los 5 grados tampoco es recomendable ya que no se perciben igual sus características de sabor y aroma.

Para conseguir dicha temperatura debemos mantener el vino en el frigorífico, nunca en el congelador, e ir consiguiendo gradualmente que llegue a la temperatura óptima. Una vez que lo servimos para su consumo debemos mantenerlo en una cubitera con agua.

Enfriar el vino blanco

(Tips vino) – Cuando vamos a consumir un vino blanco, debemos enfriarlo previamente en la nevera pues no se debe meter nunca en el congelador.

Lo ideal es tenerlo previamente a su consumo preparado a la temperatura ideal para así, servirlo muy frío y mantenerlo mientras lo tomamos, con hielo en una cubitera.

  • Temperatura de consumo

Si se trata de vinos jóvenes su correcto consumo estaría entre los 7 y los 10 grados y si por el contrario se trata de vinos crianza, su temperatura de consumo correcta, sería entre 10 y 12 grados. De esta manera obtendremos el maximo rendimiento de estos caldos

 Paola

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

Calorías del vino, lugar de conservación del vino y posición de la botella de vino.

Calorias del vino

Una copa de vino blanco (150 ml. aprox.), contiene unas 87 calorías, y una de vino tinto (150 ml. aprox.) unas 72.

Si afirmamos que el vino no contiene grasa esto supone que no es un alimento que engorde. Además, si ahondamos en su composición veremos que un 85% aproximadamente es agua, a la que se le une un 12% de alcohol junto con la presencia de distintos minerales y pequeñas cantidades de ácido tartarico.

Cuando hablamos de vinos dulces, el aporte calórico aumenta debido a la presencia de azucares.

Lugar de conservación del vino

Efectivamente es aconsejable tener en cuenta que el lugar donde guardemos el vino en casa tenga cierta humedad, (tampoco en exceso, pues un exceso de humedad puede dañar también el corcho y como consecuencia el vino), ya que si dicha humedad no existe nos puede ocurrir que el corcho de las botellas se reseque demasiado y esto permita que pase aire y afecte al sabor del vino.

posición de la botella de vino.

La mejor posición para conservar botellas de vino en casa es la posición horizontal, ya que de esta manera conseguimos que el corcho no se reseque y mantenga su humedad.

Una excelente opción es colocar las botellas en un botellero de madera, ya que de esta manera aseguramos que dicho material, no altere el vino con los cambios de temperatura pues no es un material conductor.

 Paola

http://vinodelariojabio.es/blog/