El vino más caro, ¿es mejor o no?

¿si el vino es mejor porque es más caro?

¿Existe una relación directa entre el precio de un vino y su calidad, o los precios de los vinos se mueven según las modas, las tendencias,  los líderes de opinión  y la ineludible ley de la oferta y la demanda? Hoy trataremos de aclarar si el vino es mejor porque es más caro.

En una cata a ciegas

Los catadores un poco expertos deberían ser capaces de valorar un vino en relación a su precio, pues realmente debería existir esa relación. En mi opinión, sí existe relación entre lo que se paga por un vino y el placer que se recibe al beberlo.

Está demostrado, en distintas catas, que cuando conocemos el precio de un vino, y el precio nos parece alto, disfrutamos más de ese vino y valoramos más su calidad que cuando desconocemos su precio.

Es evidente, pues, que ante las fronteras habituales entre qué consideramos un vino caro o no hay que añadir la psicológica: la percepción subjetiva de lo que bebemos en función de nuestra experiencia y situación personales.

¿Qué entendemos, pues, por vino caro y por vino barato?

Un vino barato sería el que está por debajo del precio que estaríamos dispuestos a pagar por una botella de esa calidad, y un vino caro sería aquel que está por encima del precio de su calidad.

También podemos suponer como un vino caro, el que supera aquello que nos gastamos normalmente al comprar una botella.

Ante el gasto en un vino caro, esperamos encontrar un vino con la máxima calidad y que cumpla con nuestras expectativas, aunque a veces nos llevemos alguna que otra sorpresa.

Y por el otro lado, seguramente también habremos encontrado algún vino económico que nos haya gustado más que otros vinos más caros.

ni que el vino es mejor siempre porque es más caro

Somos plenamente conscientes de que los vinos con capacidad de envejecer, que son los que consideramos de mejor calidad, tienen un coste más elevado que los vinos sin crianza y sin capacidad de añejar, pero esto no significa que  tengamos que disfrutar más con unos que con otros, ni que el vino es mejor siempre porque es más caro.

Podemos disfrutar igual o más con otro tipo de vinos, como por ejemplo con los vinos blancos, los rosados y los tintos jóvenes. Alguna vez hemos oído decir eso de “me compré un vino carísimo y no me gustó”, no porque la calidad no fuera la correcta (no ponemos en duda eso), sino porque ese vino no coincidía con nuestros gustos. O bien, lo contrario, lo de “por ser un vino de 3€ no está nada mal”.

el precio de una botella de vino

Lo que debería determinar el precio de una botella de vino debería ser el trabajo en el campo, el rendimiento por hectárea, la mano de obra, los procesos y los materiales de la crianza, el tipo de botella, el corcho… aunque a veces también intervienen elementos que percibimos de forma más personal y subjetiva como pueden ser la marca, la denominación de origen, el nombre del enólogo, su trayectoria, los reconocimientos y puntuaciones en guías famosas, etc…

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/