Aromas de los vinos

Los olores y el vino

El vino posee más de 800 compuestos aromáticos que se unen y forman aromas conocidos, reconocibles en su mayoría. Cada persona identificará los aromas que le sean más familiares y los que estén en cantidad suficiente como para ser reconocidos. (Los olores y el vino)

Los aromas de los vinos, así como su intensidad, varían en función del tipo de vino y dependen de la variedad de uva, de los procesos de viticultura, de la vinificación y de su crianza.

Es importante tener en cuenta que no se le agrega nada al vino. El vino simplemente es producto de la fermentación alcohólica del mosto.

Existen tres tipos de aromas en los vinos:
aromas primarios de los vinos.

•La mayoría de los aromas del vino proceden de la uva, y se encuentran en la piel del grano de uva. Son los llamados aromas primarios de los vinos. Serán los aromas que podremos reconocer como frutas y como flores en su mayoría: rosas, violetas, jazmín, cítricos, cerezas, ciruelas, etc.

aromas secundarios de los vinos

•Los aromas secundarios de los vinos proceden de la maceración y las fermentaciones (alcohólica y malo láctica) y los más conocidos son los aromas lácteos y las levaduras o las reacciones que ellas provocan junto a la glucosa o fructosa. Podemos detectar aromas a manteca, queso o yogurt, estos viene de la transformación de ácido málico en ácido láctico. El málico está normalmente en la uva y es el que nos recuerda a la acidez de la manzana verde, el segundo es el ácido que se encuentra en los lácteos.

aromas terciarios de los vinos

•Los aromas terciarios son los que aparecen en el vino cuando éste entra en contacto con el roble u otro tipo de madera. Estos aromas no se encontrarán en los vinos jóvenes. La madera es utilizada en el vino para darle cuerpo y complejidad y la elección del tipo de madera y su grado de tostado, ya sea roble americano o roble francés influirá en los aromas del vino. Podemos reconocer al olor a caramelo, coco, vainilla, canela o café tostado, entre otros.

Existen cientos de miles de aromas

Cuando olemos en un cabernet sauvignon el pimiento verde lo que estamos reconociendo es la piracina, es decir el 3-isobutil-2-metoxipiracina. Nombre que rara vez recordaremos, pero no olvidaremos el aroma a pimiento verde. Existen cientos de miles de aromas, con nombres científicos, que podemos oler pero no identificar en su totalidad.

Algunas descripciones varietales

Procedentes de la variedad de la uva (aromas primarios), pueden ser:

Sauvignon blanc: aromas a cítricos, espárragos e incluso aromas a maracuyá y pomelo.

Chardonnay: puede recodar a peras y manzanas verdes junto a plátano con notas finales de coco y vainilla.

Pinot Noir: aromas a frutas rojas de bosque y sutiles notas de hongos y hojas secas.

Cabernet Sauvignon: maduro recuerda al aroma a rosas con notas de frutas rojas maduras y sutiles notas a cedro. Algunos con notas de mina de lápiz, eucalipto y tabaco.

El universo aromático es infinito y lo más divertido y enriquecedor es oler y reconocer los aromas de los vinos que tenemos a nuestro alcance.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Vinos recomendados para eventos: bodas, reuniones, congresos…

Propuestas de vinos para eventos

Para la celebración de un banquete lo ideal es que tengamos varias propuestas de vinos para eventos que ofrecer: vinos blancos, tintos y espumosos, incluso podemos sorprender al cliente presentando también algún rosado y algún vino dulce. Los vinos deben ser sabrosos, algo afrutados y suaves, pensando en la mayoría de los invitados, pues deben ser vinos que acompañen la comida y que no la enmascaren.

Se recomienda

En las comidas copiosas como son los banquetes, el vino blanco se toma antes que el vino tinto, el vino joven antes que el añejo y el seco antes que el dulce. Se recomienda el vino blanco para acompañar el aperitivo y con los platos más ligeros como son las ensaladas, el marisco, los pescados, o carnes blancas, aunque depende mucho de cómo está cocinado cada plato y de cómo se ha elaborado el vino.

Si el vino blanco tiene un paso por barrica, es decir, tiene algo de crianza, entonces podrá acompañar entrantes más contundentes. Con los entrantes también se puede optar por algún vino rosado, resulta muy apreciado por su afrutado sabor. Tanto el blanco como el rosado deben servirse fríos, aunque sin pasarse para poder apreciar sus aromas y todo su sabor.

El aperitivo

En el aperitivo podemos ofrecer distintos tipos de vinos y de distintas zonas, así los invitados podrán escoger en función de sus gustos y curiosidades.

El vino tinto

En un banquete no puede faltar nunca el vino tinto. Los platos principales, como la carne roja o los guisos, deberían ir acompañados de un buen vino tinto. Dependiendo de los años de envejecimiento en barrica se clasifican en tintos jóvenes, roble, crianzas, reservas o grandes reservas.

Estos vinos para eventos no tienen por qué ser conocidos, pueden ser vinos con otros valores añadidos, como por ejemplo que sean vinos de la zona de origen de los anfitriones. Y sobretodo deben ser vinos con una buena relación calidad-precio.

El postre

Con el postre es un clásico presentar un cava, un champagne o un espumoso, pero no caigamos en el error que sean del tipo brut nature, pues después de una comida de este tipo se va a disfrutar poco, no van a saber a nada.

Busquemos buenos espumosos brut reserva o brut gran reserva, y si se quiere también combinará a la perfección un buen espumoso semi o dulce.

Pero lo que más sorprendería a los invitados sería presentar el pastel del banquete con un vino dulce pues, aunque su consumo no sea muy representativo, en general estos vinos que os recomendamos para eventos, gustan a todo el mundo.

Las botellas que se necesitarán

Para calcular las botellas que se necesitarán durante el banquete (exceptuando los vinos del aperitivo) deberíamos dividir el número de invitados entre 2,15 si se trata de vinos blancos y espumosos, y entre 3 si se trata de vinos tintos. Es decir, si hay 100 invitados, con 46 botellas sería suficiente, pero teniendo en cuenta que normalmente las cajas de vinos son de 6 se puede redondear y contar con que se necesitaran 48 botellas.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

El color del vino

El aspecto y color del vino

El aspecto y color del vino nos habla de su edad, juventud o madurez; de su limpieza, limpio o turbio; del tipo de uva, blanca o tinta; del tiempo de contacto del mosto con las pieles, la maceración; de la fluidez del vino, denso o ágil; y de su momento de evolución, entre otras informaciones útiles que cabe considerar.

Por lo general

El color del vino se lo proporciona principalmente la piel de la uva con la que se haya elaborado. Por lo general, un vino blanco proviene de uvas verdes o blancas; un vino rosado se obtendrá de macerar durante un corto periodo de tiempo el mosto con la piel de la uva tinta; y un vino tinto se obtendrá dejando macerar más horas el mosto con la piel de la uva tinta hasta conseguir el color deseado del vino. La excepción está en los vinos “blanc de noirs”, que son vinos blancos obtenidos de uva tinta en los que no ha habido maceración del mosto con las pieles.

Los vinos blancos

Los vinos blancos suelen tener tonos pálidos cuando se acaban de elaborar, y su color va del amarillo verdoso, limón o pajizos en sus primeros años, con bordes blanquecinos, hasta tonalidades doradas, incluso ámbar a medida que van evolucionando. El dorado será normal en un vino blanco con crianza en barrica o con  mucha maceración con sus pieles, es decir, elaborado como si fuese un tinto. Mientras que el ámbar se suele identificar con los vinos dulces, rancios, mistelas o brandis.

Los vinos rosados

Los vinos rosados destacan, en su momento óptimo de consumo, por ser de color rosa brillante con borde frambuesa, aunque ahora se hayan puesto de moda los de color piel de cebolla. A medida que van evolucionando, los rosados van cogiendo tonos anaranjados.

Los vinos tintos

La cosa se complica un poco cuando nos fijamos en el color de los vinos tintos. La piel de la uva tinta tiene unas substancias colorantes naturales en las que domina el color azul, un color que con el tiempo va desapareciendo para dejar lugar a los tonos rojizos. Con lo cual, cuanto más azul, púrpura o violeta sea el vino tinto, menos evolucionado está.

Envejecimiento y guarda

Además de la uva que se utiliza para la elaboración, el color también depende del envejecimiento y guarda, y del momento de su evolución. Los vinos tintos se van aclarando con el tiempo.  El color del vino tinto puede variar desde un púrpura, pasando por diferentes tonalidades de rojo, hasta llegar al color teja y a los ocres.

Elementos puramente naturales

Además de los métodos de elaboración y conservación, hay elementos puramente naturales que influyen también en el tono y en la coloración final de un vino, como son el tipo de uva, por ejemplo la Pinot Noir es una variedad que tiñe poco; y las condiciones climatológicas, como son el frío, la lluvia, las horas de sol a las que ha sido expuesta la uva y la altitud de los viñedos, entre otros factores, influyen decisivamente en el color final de un vino.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Vinos naturales sin aditivos

“vinos naturales”

El vino es un producto natural pues el proceso por el que se convierte de mosto a vino, la fermentación alcohólica, es un proceso natural.  Sucede, no obstante, que este proceso natural se produce a veces de forma libre y espontánea y otras, de forma más tutelada.

La corriente que ahora está de moda, la de los llamados “vinos naturales”, pretende precisamente eso: hacer vinos lo más naturales posible, es decir, con la menor intervención posible de la mano del hombre.

Tipos de vinos
• Vinos convencionales:

Cultivo convencional, permitiendo utilizar herbicidas, plaguicidas, abonos sintéticos, levaduras de todo tipo y todo lo autorizado en el cultivo de la viña convencional, así como en la bodega.

• Vinos certificados como ecológicos:

El cultivo ecológico de la uva y la elaboración están reguladas por la UE y la diferencia fundamental en relación a los anteriores es que no se permite el uso de organismos modificados genéticamente.

• Vinos biodinámicos :

Vinos elaborados siguiendo los principios de la agricultura biodinámica de Rudolf Steiner. Se trabaja respetando el equilibrio y la interrelación entre suelos, plantas y animales, asegurando la salud de la tierra.

• Vinos naturales:

Son los vinos obtenidos con la mínima intervención posible en todos los procesos desde el campo hasta la botella. Son vinos elaborados por pequeños productores y sin aditivos de ninguna clase y en ninguna fase del proceso. Contienen sulfitos en cantidades muy limitadas, normalmente inferiores a 20 mg/l, porque no se añaden artificialmente. Los sulfitos que contienen sus botellas son los que la fermentación alcohólica produce de forma natural.

“se hace lo que se dice, se dice lo que se hace”.

Desde la Asociación de Productores de Vinos Naturales se apuesta por contar la verdad y recomiendan a los elaboradores que pongan en las etiquetas la lista de ingredientes e informen a los consumidores de las manipulaciones que sufre el vino. Su lema es “se hace lo que se dice, se dice lo que se hace”.

Este modo de elaborar vinos, de la forma más auténtica y menos intervencionista posible (en este sentido, pues, lo más natural posible), muestra respeto, sensibilidad y amor hacia la tierra. Ser conscientes de esto se puede considerar como un gran avance en la conservación del campo, pues dejaremos a nuestros hijos una buena tierra, y, un avance en nuestra forma de alimentarnos. No hay que olvidar que todo lo que se echa al viñedo y a la cepa termina en forma de líquido dentro de una botella de vino.

La calidad y la salubridad

La preocupación por la calidad y la salubridad de lo que ingerimos nos ha llevado, a los consumidores, a buscar productos que respeten la tierra pero sobre todo a buscar productos que aporten su máximo valor nutricional  sin añadir tóxicos a nuestro cuerpo.

A nivel de cata, los vinos naturales bien hechos, bien elaborados, permiten que el vino no sepa a otra cosa que no sea aquello de donde viene, vinos que saben a tierra, a rusticidad, a sinceridad. Vinos que, sin utilizar levaduras industriales ni ninguna ayuda exterior, se muestren tal cual son.

Ante esta forma de elaboración, junto con el máximo cuidado e higiene que hay que mantener en todo momento en la bodega, uno se convence más de la sabia frase de Louis Pasteur: “el vino es el más saludable e higiénico de los brebajes”.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

La vendimia: criterios de madurez de la uva para el vino

Tradicionalmente la fecha de la vendimia se establecía según la experiencia y costumbre de vendimias anteriores realizadas en la zona vitícola, incluso con fechas fijas que se repetían año tras año a pesar de que las condiciones de maduración hubieran cambiado.

Sin embargo, hoy en día se estima la recogida de la uva mediante los llamados índices de maduración que aportan una valiosa información para predecir la fecha óptima de vendimia según las necesidades o el destino de la uva.

Fases maduración de la uva para el vino
ENVERO.

Para que llegue el momento óptimo de maduración de la uva, se debe controlar la uva desde el envero, es decir, desde el momento de coloración de la uva que suele ser en el mes de julio.

Si la variedad es blanca, del verde pasará al amarillo; y si la variedad es tinta, del verde pasará al rosado que se irá oscureciendo hasta los azules.

Esta fase es la frontera entre el periodo vegetativo de la viña y el periodo de maduración. La planta a partir del envero va a dejar de crecer, y solo va a estar madurando, es decir, produciendo azucares, ácidos y aromas que va a almacenar en los racimos. Se suelen calcular unos 40 días hasta la vendimia.

Los sarmientos también cambiarán de color y adoptarán un tono marrón, más oscuro.

MADURACIÓN.

A partir de este momento, la uva pasa de tener el tamaño de un guisante a su tamaño normal, y de ser una baya dura y verde a ser tierna y jugosa por la acumulación de agua y azúcares.

Estas concentraciones en azúcares (glucosa y fructosa) tienen lugar durante todo el proceso de la maduración, con lo que las horas de sol serán fundamentales.

El contenido en azúcar se traduce (en el vino) en contenido en alcohol etílico: por cada 17 gramos de azúcar se producirá durante la fermentación alcohólica un grado de alcohol.

En este periodo también se produce una disminución del contenido en ácidos. La uva antes del verano es tremendamente ácida.

Los veranos poco soleados favorecen una mayor acidez que los veranos secos y calurosos. Los coeficientes de maduración que relacionan la acidez y la concentración en azúcares son de los más usados para determinar el momento óptimo de maduración y el inicio de la vendimia.

Son muy importantes las condiciones climáticas. Hace falta mucho sol, pero no un calor excesivo. Es importante que llueva ligeramente, y que la diferencia de temperaturas entre el día y la noche sea amplia, es decir, días soleados y no excesivamente calurosos y noches frescas.

VENDIMIA.

La recojida se lleva a cabo cuando la uva está bien madura, o dicho de otra manera, en el momento en que nos la comeríamos. Cuando el sabor del grano es suave, azucarado y agradable; cuando el mosto es viscoso a la vista y pegajoso al tacto; cuando las semillas se separan fácilmente de la pulpa; cuando la uva se sabe completa y madura, cuando acidez y dulzura se unen, es el momento de empezar lo que nos dará el producto más deseado durante todo un año, el vino.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/ + Añadir nueva categoría

Un tipo de Vino para cada Comida

Los productos

La tendencia gustativa del plato y la forma de cocinarlo es lo que se suele tener en cuenta a la hora de hacer maridajes.(La tendencia y maridajes).Si el producto se cocina puro, es decir, a la plancha y con pocos ingredientes adicionales, será más fácil encontrarle el tipo de vino adecuado pues se identificaran bien los aromas dominantes del plato.

Cuanto más fresco sea el producto, más joven puede ser el vino, en cambio los productos madurados combinaran mejor con vinos más viejos o con barrica.

Los productos más crudos armonizan con vinos menos alcohólicos mientras que las largas cocciones aguantan mejor los vinos con más alcohol.

Los productos salados

Empecemos por el salado. El salado es una sensación gustativa fundamental que se percibe, bien por la cantidad de sal en el alimento, bien por su tiempo de curación.

La sal es un enemigo del amargor y del tanino. Si el producto tiene un punto elevado de sal, deberemos buscar un tipo de vino blanco ácido, porque sal y acidez se realzaran, como por ejemplo el marisco con el vino blanco. También le acompañaría bien un vino tinto poco tánico o un espumoso, pues el carbónico refuerza la salinidad.

Los productos grasos

Para acompañar alimentos grasos el vino deberá tener taninos porque dan rugosidad y rusticidad al gusto y la saliva se coagula. Así podremos acompañar un guiso de carne roja de larga cocción con un vino estructurado.

En el caso que la untuosidad nos venga por una ensalada con aceite de oliva, deberemos hacer la contraposición con la acidez o la efervescencia y no con el tanino, y buscar un tipo de vino blanco ácido o un cava pues ayudaran a salivar y la saliva emulsionará la grasa del paladar y diluirá la sensación grasa.

Los productos ácidos

Si la tendencia ácida de la comida es elevada puede desequilibrar el maridaje. Por este motivo, algunos platos como las ensaladas, los cítricos, los platos a base de tomate, de vinagre y con aliños de limón pueden funcionar mal con la mayoría de los tipos de vinos.

Le podría ir bien una bebida amarga, pues el ácido realza el amargor, aunque lo ideal sería un vino con alta acidez, afrutado y persistente o buscar un contraste con vinos dulces.

Los productos amargos

Con la comida de tendencia amarga como serían alimentos cocidos a la parrilla, endivias, espárragos o alcachofas, por ejemplo, le acompañará bien un vino blanco dulzón, pues el dulzor suprime el amargor, o vinos de moderada efervescencia, o vinos secos tipo jerez.

Los productos picantes

Los platos picantes requerirán menos temperatura de lo habitual, pues a temperaturas más bajas, más sensación refrescante.

Los productos especiados

La comida especiada maridará con vinos blancos ácidos, refrescantes y afrutados para limpiar el paladar o ligeramente dulces.

Los productos ahumados

Los  con un tipo de vino altamente aromáticos, blancos con madera o tintos especiados.

Los productos dulces

Con los alimentos dulces necesitaremos concordancia porque la sensación dulce es poderosa. El grado de dulzor de la comida debe armonizar con el grado de dulzor del vino, teniendo en cuenta que los vinos alemanes tienen un azúcar menos consistente por la acidez.

La experiencia ha demostrado que puede existir el maridaje perfecto, pero en ningún caso es el único, pues el maridaje aparte de ser subjetivo es libre y tiene muchas posibilidades.

La elección de un vino es importante según los alimentos a servir, del alimento más dulce al más salado es necesario un tipo de vino diferente para cada comida

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Vinos para acompañar setas

Con las humedades, las lluvias y la llegada del otoño, la naturaleza nos regala muchos frutos de temporada. Es el momento perfecto, si el tiempo nos lo permite, para degustar uno de los productos más valorados por los amantes de la buena gastronomía, las setas. (Vinos y setas)

las setas

Las formas de cocinarlas son múltiples y variadas y en función de éstas escogeremos los vinos más apropiados para acompañar las setas. También tendremos en cuenta si las servimos como plato principal o como complemento. Suelen acompañar principalmente carnes guisadas.

Las setas presentan un sinfín de texturas, de sabores y de aromas, igual que los vinos, por lo que será importante tener en cuenta que ninguno de los dos, ni las setas ni el vino, destaque por encima del otro.

El aroma

El aroma de las setas se relaciona directamente con el de su hábitat, el humus y la descomposición de la materia orgánica en el sotobosque. En el vino, estas moléculas aromáticas aparecen cuando ha sido criado en barrica. Es un conjunto de aromas terciarios de los más reconocidos en los descriptores de cata…

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

Vinos clásicos de España, los Rioja

Vinos clásicos de España

Cuando uno piensa en vinos clásicos de España, aquello que primero le viene a la cabeza son los riojanos, sin ninguna duda. Por supuesto, también hay algunos en la Ribera del Duero, y con seguridad otros muchos en el Marco de Jerez… Pero nos centraremos en los vinos clásicos de Rioja porque se trata de una de las regiones con más tradición vinícola de la península.

Las bodegas

Después de la filoxera se fundan en la zona de Rioja las bodegas que, con los años, se convertirán en las grandes bodegas clásicas, que harán historia gracias a la longevidad de sus vinos y a la riqueza de sus botelleros. Bodegas como Cune, fundada en 1879; Marqués de Riscal, creada en 1858; Viña Tondonia, hace 138 años; Marqués de Murrieta desde 1852; Conde de Valdemar, con 125 años; La Rioja Alta, desde 1890; Bodega Luis Cañas, que nació en 1928; Bodegas Ramón Bilbao, fundada en 1924; Bodegas Bilbaínas, nacida en 1901, y Bodegas Muga en 1932, por poner algunos ejemplos.

Vino clásico de Rioja

La tipificación del vino clásico de Rioja es mayoría de tempranillo, a veces con algo de mazuelo, graciano, garnacha… e incluso puede haber algo de viura (variedades muy interesantes para mezclar con la tempranillo y conseguir vinos de calidad), con buena acidez, y un grado alcohólico aproximado al 13%, y en botella clásica bordelesa.

La etiqueta suele ser austera, seria y emblemática, haciendo referencia a su historia y a su tradición familiar.

Los buenos vinos clásicos de Rioja se diferencian del resto porque son vinos que tienden a evolucionar bien, tienen un gran potencial de envejecimiento. Y cuando las añadas son buenas… ¡a saber los años que pueden llegar a durar!

“vino fino”

El color de un vino clásico de Rioja suele estar un poco evolucionado, se aprecian los reflejos caoba detrás de su rojo granate de capa media, pues son vinos que no destacan por su intensidad y sí, en cambio, por su finura. Los expertos suelen decir de un buen vino clásico de la Rioja que es un “vino fino”.

En nariz son vinos rectos, equilibrados, sabrosos y muy complejos, con ciertos recuerdos de fruta roja más que negra, algo de carne o cuero y notas ahumadas y especies (los típicos especiados del buen rioja maduro, con muchos matices).

No suelen presentar demasiada golosidad, pero pueden parecernos licorosos, con amables recuerdos de las guindas en licor.

Están muy presentes las notas aportadas por la larga crianza en madera, mayoritariamente envejecidos en roble americano y de varios usos.

En boca también se presentan muy complejos, con buena acidez y con un gran equilibrio. Son vinos frescos, amables, pulidos, francos, complejos y persistentes.

Grandeza de los vinos clásicos

Cada vez es más difícil encontrar buenos vinos maduros, ahora se guardan pocas botellas, bien por falta de paciencia o de espacio,  y se beben cada vez más vinos jóvenes.

Pero cuando se abre un buen vino con años, de esos que llevan mucho tiempo en barrica, de los que se han ido afinando en botella y en la paz, oscuridad y soledad de la bodega, de los que necesitan tiempo para hacerse, de los que  alcanzan una edad madura manteniendo el equilibrio y la armonía… cuando abrimos una de estas botellas nos damos cuenta de la grandeza de los vinos clásicos.

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/

El vino más caro, ¿es mejor o no?

¿si el vino es mejor porque es más caro?

¿Existe una relación directa entre el precio de un vino y su calidad, o los precios de los vinos se mueven según las modas, las tendencias,  los líderes de opinión  y la ineludible ley de la oferta y la demanda? Hoy trataremos de aclarar si el vino es mejor porque es más caro.

En una cata a ciegas

Los catadores un poco expertos deberían ser capaces de valorar un vino en relación a su precio, pues realmente debería existir esa relación. En mi opinión, sí existe relación entre lo que se paga por un vino y el placer que se recibe al beberlo.

Está demostrado, en distintas catas, que cuando conocemos el precio de un vino, y el precio nos parece alto, disfrutamos más de ese vino y valoramos más su calidad que cuando desconocemos su precio.

Es evidente, pues, que ante las fronteras habituales entre qué consideramos un vino caro o no hay que añadir la psicológica: la percepción subjetiva de lo que bebemos en función de nuestra experiencia y situación personales.

¿Qué entendemos, pues, por vino caro y por vino barato?

Un vino barato sería el que está por debajo del precio que estaríamos dispuestos a pagar por una botella de esa calidad, y un vino caro sería aquel que está por encima del precio de su calidad.

También podemos suponer como un vino caro, el que supera aquello que nos gastamos normalmente al comprar una botella.

Ante el gasto en un vino caro, esperamos encontrar un vino con la máxima calidad y que cumpla con nuestras expectativas, aunque a veces nos llevemos alguna que otra sorpresa.

Y por el otro lado, seguramente también habremos encontrado algún vino económico que nos haya gustado más que otros vinos más caros.

ni que el vino es mejor siempre porque es más caro

Somos plenamente conscientes de que los vinos con capacidad de envejecer, que son los que consideramos de mejor calidad, tienen un coste más elevado que los vinos sin crianza y sin capacidad de añejar, pero esto no significa que  tengamos que disfrutar más con unos que con otros, ni que el vino es mejor siempre porque es más caro.

Podemos disfrutar igual o más con otro tipo de vinos, como por ejemplo con los vinos blancos, los rosados y los tintos jóvenes. Alguna vez hemos oído decir eso de “me compré un vino carísimo y no me gustó”, no porque la calidad no fuera la correcta (no ponemos en duda eso), sino porque ese vino no coincidía con nuestros gustos. O bien, lo contrario, lo de “por ser un vino de 3€ no está nada mal”.

el precio de una botella de vino

Lo que debería determinar el precio de una botella de vino debería ser el trabajo en el campo, el rendimiento por hectárea, la mano de obra, los procesos y los materiales de la crianza, el tipo de botella, el corcho… aunque a veces también intervienen elementos que percibimos de forma más personal y subjetiva como pueden ser la marca, la denominación de origen, el nombre del enólogo, su trayectoria, los reconocimientos y puntuaciones en guías famosas, etc…

Anna Vicens

http://vinodelariojabio.es/blog/