Descubrimientos mágicos

Los primeros hombres que estudiaron las elaboración del vino.

En este artículo voy a hablar de los primeros hombres que estudiaron la elaboración del vino.

Todo comenzó en el siglo XVII, cuando los científicos dieron inicio a las investigaciones sobre fermentación. Las levaduras son las principales protagonistas de esta historia.

Tipologías, composición y procesos biológicos en la elaboración del vino. Los grandes hallazgos que nos fueron acercando al vino.

1669

El proceso de fermentación comienza a estudiarse en 1669, cuando Sylvinus de la Boe determina que el gas producido mediante este proceso es gas carbónico.

1682

Por su parte, el biólogo Becher, en 1682 abre un capítulo importante al establecer la diferencia entre fermentación y putrefacción: la primera es fundamental, y la segunda es un proceso de degeneración.

1780

En 1780, el químico Lavoisier establecía que el azúcar del mosto se transformaba en el curso de la fermentación el alcohol y gas carbónico, basándose en el principio que dice “en la naturaleza nada se crea ni se destruye, solamente se transforma“.

1803

En 1803, Thernard observó cuidadosamente el depósito que se forma en el líquido que ha fermentado, y descubrió que es análogo al de la levadura de cerveza. Se demostró así que la fermentación del vino era también responsabilidad de las levaduras.

1820
1876
Finalmente, en 1876, el descubridor de la enología moderna, Luis Pasteurestablece la noción de los fermentos. Pasteur investigó el proceso de fermentación y descubrió el papel del oxígeno, a partir de lo que extrajo la siguiente teoría: En presencia de aire, la fermentación de los azúcares del mosto produce solamente carbónico y agua. En ausencia de aire, estos mismos azúcares originan alcohol y carbónico.

El propio gas carbónico que se produce en la fermentación origina una capa protectora que impide el contacto del mosto con el aire.

El alemán Liesbig planteaba que solamente las diatasas (moléculas químicas) provocaban la fermentación.
Finalmente, Buchner reconcilió la tesis de Pasteur y Liesbig con la siguiente conclusión: la levadura segrega la diatasa.

GASTON R

http://vinodelariojabio.es/blog/

¿Sabes cuánto tiempo puede durar una botella de vino luego de ser abierta?

Hay muchas teorías acerca de cuánto tiempo exactamente se mantiene en buen estado un vino abierto.

Existen muchos estilos de tapones para las botellas, pero lo cierto es que hagamos lo que hagamos, el sabor del vino no volverá a ser el mismo.

Lo mejor para el principio

Al menos, químicamente es así. Porque la conservación del sabor del vino es algo bastante subjetivo. Pero lo cierto es que en las primeras horas del vino abierto es cuando el sabor se conserva intacto.

Luego de que la botella contiene la mitad del vino o menos, inevitablemente dentro habrá aire y mucha exposición al aire hace que los componentes que afectan el sabor del vino (llamados fenoles), se disparen y le den un gusto negativo.

 Así como el vino, cuando está cerrado, se pone mejor con el tiempo, luego de estar el vino abierto sucede lo contrario pero a un ritmo mucho más acelerado.

Cuando abres una botella, lo mejor es beber el vino dentro de las seis horas posteriores a la apertura, pues luego de las 24 horas ya no será el mismo vino.

Claro que si pasan un par de días, no vas a enfermarte por beber ese vino abierto, pero lo que sí es seguro es que el sabor se habrá modificado bastante, y es muy probable que no sea agradable. Cuando se utiliza el vino para cocinar, la misma regla es válida.

Para ralentizar el procedimiento, obviamente, debes procurar tapar bien la botella y que entre la menor cantidad de aire, así como también mantenerlo refrigerado.

Eso sí, si lo que quieres es no llevarte una decepción con el vino, te sugiero que lo bebas en el momento en que lo abres.

ROMINA FIERRO

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

recetas para preparar sangría

La sangría de vino es la bebida ideal para disfrutar con tus amigos en verano, es muy fácil de preparar, fresca y deliciosa. Con una base de vino y frutas, en tan solo algunos minutos y con un poco de imaginación, puedes deslumbrar a tus invitados con cualquiera de estas 3 recetas para preparar sangría.

Esta bebida de raíces españolas, generalmente a base de vino tinto, aunque también es posible utilizar vino blanco o rosado, frutas estacionales y agua mineral gasificada o gaseosas de sabores cítricos, generalmente de lima-limón o naranja.

Es similar al clericot del río de la Plata y al igual que este, en algunas ocasiones, también se puede utilizar otro tipo de bebidas alcohólicas con mayor graduación de alcohol para incrementar un poco su contenido alcohólico y darle más fuerza.

Aclaramos antes que a veces es difícil conseguir ginger ale (o refresco de jengibre), pero que este ingrediente puede sustituirse también por otro tipo de refresco similar.

Sangría de vino multifrutal

También conocida como la sangría súper frutal, obviamente se caracteriza por un alto contenido de frutas y sus distintos sabores con la textura y el exquisito aroma del vino. En cuanto a éste último, el vino puede ser blanco o el tradicional tinto, pero si quieres darle un toque más original y resaltar los colores de las frutas, te recomiendo utilizar un buen vino blanco.

Ingredientes:

1 botella de vino blanco, 1 limón cortado en rodajas, 1 naranja cortada en rodajas, 1 lima cortada en rodajas, 1 durazno cortado en gajos, 125 gr. de frutillas cortadas en rodajas, 1/2 taza de gaseosa de sabor limón, 100 gr. de azúcar, 2 shots de brandy con sabor a durazno o a fresas, 2 tazas ginger ale, 1 lata de ananá o piñas en almíbar (opcional).

Elaboración:

  1. En una jarra grande, vertimos todo el contenido de la botella de vino y agregamos el limón, la naranja y la lima procurando quitar todas las semillas que sean posibles.
  2. Revolvemos con una cuchara larga y añadimos las rodajas de durazno, las frutillas y el brandy junto con el azúcar y la gaseosa.
  3. Dejamos reposar durante unos minutos en la heladera para que se encuentre bien fría al momento de servirse.
  4. Luego de unos 20 o 30 minutos, añadimos el ginger ale y si queremos, también el ananá. Revolvemos y esta listo para servir con algunos cubos de hielo en un vaso largo.

Sangría de vino con frutillas

Tenemos la sangría del amor, ideal para preparar en San Valentín. Tiene un color rojizo, un aroma dulce y un sabor perfecto para la ocasión. El vino indicado para utilizar esta vez, es el rosado aunque también puedes utilizar vino tinto.

Ingredientes:

1 kg. de frutillas o fresas frescas cortadas a la mitad, 100 gr. de azúcar, 1/2 taza de agua, 1 botella de 750 ml. de vino blanco (sauvignon blanc o pinot grigio), 125 gr. de frutillas bien cortadas en pequeños trozos, 1/2 lt. de soda bien fría, 1 naranja cortada en rodajas.

Elaboración:

  1. En una cacerola grande mezclamos las frutillas cortadas a la mitad, el azúcar y el agua, y se pone al fuego revolviendo de modo que el azúcar se disuelva, con lo que se formará un almíbar. Luego retirar del fuego y dejarlo enfriar a temperatura ambiente.
  2. Se pasa la mezcla por un colador, de a poco, para eliminar los sólidos, con lo que se debe obtener alrededor de 3 tazas de líquido. Luego, en una jarra grande se mezcla el líquido con las frutillas cortadas en trozos y con el vino. Se tapa la jarra y se enfría por 24 horas.
  3. Antes de servir, se mezcla la soda revolviendo, y luego se sirve en vasos con las rodajas de naranja.

Sangría de vino con frutos del bosque

La bebida con frutos del bosque tiene el sabor de muchas bayas, tiene un color oscuro y una textura realmente fascinante. El vino perfecto para esta ocasión, es el vino tinto, y se mezcla con varios tipos de bayas, dándole un toque único y natural que provocará que nuestro paladar viaje a lo profundo del valle con sus dulces sabores a frambuesas, moras y arándanos.

Ingredientes:

1 botella de vino tinto

100 gr. de frambuesas, 100 gr. de moras, 100 gr. de arándanos, 100 gr. de frutillas o fresas, 1 botella de ginger ale, 100 gr. de azúcar, 60 ml. de licor de zarzamora.

Elaboración:

  1. En una jarra grande, mezclamos todo el contenido de la botella de vino con todas las bayas, el azúcar y el licor.
  2. Revolvemos bien la mezcla y dejamos reposar en la heladera durante toda la noche.
  3. Por último, añadimos el ginger ale y servimos bien frío…

ROSALÍA SOUZA http://www.vix.com

6 secretos que cambiarán totalmente tu forma de beber vino

Secretos del Vino que cambiarán totalmente tu forma de beber vino

Sabemos que el vino es un asunto serio. Si has escuchado alguna vez a un sommelier estás al tanto de la cantidad de características que se pueden analizar sólo en una copa de vino. Pero a menos que hayas estudiado sobre la temática, es probable que tengas algunas dudas con respecto a los vinos o simplemente te gustaría conocer algunos secretos para hacer que beber un vino sea una experiencia completa y sumamente gratificante. Por eso hoy te contamos 6 consejos de la sommelier Whitney Adams que garantizan los mejores resultados. ¡A por ellos!

1# El corcho es la niñera sofisticada del vino

Whitney asegura que la mejor forma de conservar el vino es utilizando el mismo corcho que trae la botella. Simplemente ajusta el corcho lo más que puedas en la misma botella del vino recién abierto. De allí, a la heladera. Por supuesto, cada vino tendrá un tiempo de conservación distinto pero de seguro podrás disfrutarlo por un par de días más, sin desperdicio y sin gastos extra.

2# Sírvelo de la forma adecuada

El acto de servir el vino parece una mera acción que minimiza la distancia entre tu boca y ese néctar maravilloso. Sin embargo, Whitney afirma que la forma en que se sirve tiene un impacto importante en el sabor que luego experimentarás. Por ejemplo, si llenas la copa hasta el tope puedes apagar su sabor potencial (sobre todo el del vino tinto). La sommelier recomienda llenar la copa a la altura de tres dedos. Esta es la medida óptima para que el vino se airee y luego puedas deleitarte con el máximo de su sabor.

3# Refrigéralo con cuidado

Muchas personas prefieren beber el vino superfrío y, según Whitney, no tienen por qué avergonzarse de ello. (Los amantes del rosado saben a qué nos referimos). Sin embargo, existe una forma mucho más efectiva que colocar hielos dentro del vino: congelarlo en cubeteras. De esta manera, te aseguras de que el vino no estará rebajado y podrás disfrutar de su sabor a pleno.

4# El frío transforma el vino malo… ¡para mejor!

Seamos sinceros, no siempre podemos o queremos comprar un vino extremadamente caro. Para estas ocasiones existe una salvación: servirlo frío. Con este proceso eliminas los sabores indeseados y suavizas aquellas notas demasiado fuertes. En caso de que el frío no mejore la situación, Whitney aconseja mezclarlo con frutas y jugo para transformarlo en un delicioso cóctel.

5# El tamaño de la botella importa

Muchas veces nos vemos tentados de comprar una botella chica porque pensamos que así ahorramos dinero. Whitney asegura que resulta más conveniente comprar siempre las de 1 litro porque de esta forma obtienes más cantidad de vino por un precio menor que si llevaras dos de 750 ml.

6# Cambia las botellas dudosas por recipientes sexies

De acuerdo con Whitney, «la presentación es clave». Ella aconseja colocar el contenido de una botella de dudoso aspecto en botellas o recipientes glamorosos que te estimulen a beberlo con gusto. Eso sí, elige un recipiente por el que pueda ingresar suficiente aire al vino (esto dependerá de qué vino elijas).

Los trucos de Whitney Adams pueden cambiar por completo la experiencia de beber vino. Esperamos que los tengas en cuenta para la próxima vez que vayas a beber este elíxir de los dioses.

AGUSTINA LÓPEZ   http://www.vix.com

http://vinodelariojabio.es/

Estas bebidas también sirven para cocinar platos exquisitos

Hoy mientras acompañaba mi cena con una buena copa de vino tinto pensé cuán delicioso resulta este vino no solo con las comidas y alimentos, sino también para preparar distintas recetas. Y es que, aunque no lo creas, existen algunas bebidas  –alcohólicas o no– que los cocineros suelen usar porque destacan el sabor de los alimentos durante el proceso de cocción.

Entre las más populares que también sirven para cocinar platos exquisitosestán los vinos, la cerveza, el brandy nuestro querido café.

Todas ellas le dan un toque especial a las comidas, y en algunos casos hasta convierten una opción normal de todos los días en un gourmet digno del mejor comensal. ¿Que tienes tus dudas? Ya mismo te lo probaré.

¿Cómo usar el vino para hacer platos deliciosos?

El vino es de las bebidas más útiles para preparar platos exquisitos ya que tiene tres modos de usarse:

  • Como ingrediente de adobo: se usa en la maceración de carnes y pescados.
  • Como líquido para cocinar un plato: para hervir un alimento a fuego lento hasta que se reduzca la salsa.
  • Como condimento en un plato acabado: se agrega al plato justo antes de servir.

Su función es mejorar y acentuar el sabor y aroma de los alimentos que se cocinan. Por eso es mejor no emplear muy poco, sería un derroche para nada, ni demasiado, en cuyo caso dominaría al verdadero sabor del plato. Nada de extremos, una medida media bastará para fortalecer el gusto final.

Pollo en salsa de vino tinto

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharada de ajo picado
  • 3 libras de mitades pechuga de pollo (sin piel y deshuesadas)
  • 1 cucharada de paprika
  • 1 taza de azúcar moreno
  • 1 taza de vino tinto
  • Sal y pimienta (al gusto)

Preparación

  1. En una sartén grande calienta el aceite a fuego medio-alto. Sofríe el ajo hasta que esté blandito.
  2. Coloca el pollo en la sartén y cocina unos 10 minutos por cada lado hasta que las pechugas no se vean rosadas y se evaporen los jugos.
  3. Escurre el aceite de la sartén. Espolvorea el pollo con la paprika y el azúcar moreno.
  4. Hora de verter el vino tinto alrededor del pollo. Tapa la sartén y cocina a fuego lento de 15 a 20 minutos.
  5. Mientras cocinas, baña el pollo en la salsa de vino. Sazona al gusto con sal y pimienta.

http://vinodelariojabio.es/

Ruth Lelyen   http://www.vix.com

¿Por qué el Tempranillo huele a fresas?

¿Importa la añada?

Errores sobre la añada del vino

La añada del vino es uno de los errores más comunes es pensar que el vino mejora con el tiempo. Como regla general esto no es así, la mayoría de los vinos mantienen sus características durante algún tiempo, pero luego empiezan a deteriorarse.

Elegir el vino puede ser ya bastante complicado como para además tener que pensar en que añada del vino es la mejor. Recuerda que los vinos que están a la venta es porque ya están listos para consumirse y la mayoría deberían disfrutarse entre el primer y el tercer año desde su lanzamiento.

Importancia de la añada del vino

La añada del vino es importante cuando se trata de los grandes clásicos, principalmente franceses o italianos, en los que por su forma de elaboración pueden tardar muchos años, incluso décadas, en llegar a su punto álgido, pero esto es la excepción a la regla.

Este tipo de vinos son muy caros debido principalmente a la baja disponibilidad y la alta demanda.

Influencia del año de vendimia

El año de la vendimia determinará la calidad del vino y su capacidad de envejecimiento. Recientemente hemos publicado un artículo sobre una degustación vertical de los vinos de Clos Rougeard en la que precisamente me impresionaron las diferencias tan marcadas entre diferentes añadas.

En la mayoría de los vinos la añada viene impresa en la etiqueta, indicando el año de la vendimia. Para madurar adecuadamente las uvas necesitan una combinación de agua, sol, calor y frío en las proporciones adecuadas, en el momento adecuado.

Pensamos en un buen año cuando hay un invierno frío y húmedo, seguido por una primavera suave y un largo verano seco con días calurosos y noches frías, produciendo vinos con un buen equilibrio entre fruta y acidez.

Un año malo es cuando hace demasiado frío durante la primavera, o demasiada humedad en verano, que impide que la uva madure correctamente, resultando en vinos desequilibrados.

¿ Cuando es importante la añada ?

La añada del vino es de suma importancia cuando se trata de las grandes bodegas de Burdeos, Borgoña, Rioja, Ribera del Duero, Alemania y en el norte de Italia, cuyos vinos son muy apreciados y donde no hay dos vendimias iguales, lo que hace muy difícil predecir la calidad hasta el mismo momento de la vendimia. En España nos encontramos con esa situación en el noroeste, siendo el Levante y la región de Valencia, por lo general, más uniforme.

En lo que respecta a los vinos del día a día, los enólogos pueden producir una calidad relativamente constante año tras año, apoyándose en los avances tecnológicos, que les permiten controlar y todo el proceso de elaboración, a lo que se suma la posibilidad de selección de uvas procedentes de diferentes viñedos, para lograr el coupage deseado.

Consecuentemente hay menos variación entre unas añadas y otras. Muchas veces, el productor indica en la etiqueta el periodo ideal en el que el vino debe ser consumido. La calidad de los vinos jóvenes ha mejorado mucho durante la última década. Los consumidores demandan vinos que estén listos tomar y en general no buscan vinos de guarda.

Cuando vayas a comprar una botella de vino y tengas dudas sobre la añada, presta atención a las recomendaciones del elaborador que aparecen en la etiqueta. Si vas a comprar vinos de cierta categoría, lo normal es que haya un profesional probablemente un sommelier o un experto en la materia, para ayudarte. Y un consejo para terminar, cuando se trata de vinos jóvenes y especialmente blancos y rosados pide siempre que te sirvan la última añada.

MARK O’NEILL   http://www.elmundo.es

http://vinodelariojabio.es/

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

 

¿Hacia dónde gira el mundo del vino?

el mundo del vino

En el mundo del vino las tendencias en el consumo de vino son resultado de cómo percibimos su consumo, del cuándo, y el dónde, formando parte de un estilo de vida concreto.

Para la bodega es imprescindible conocer las tendencias del mercado ya que el consumidor está cada vez más informado y es más selectivo en lo que respecta al vino. En este artículo presento las últimas tendencias a nivel global.

Los vinos rosados de alta calidad siguen creciendo en popularidad. Un rosado bien elaborado es realmente más costoso de hacer. Así que es un error pensar en el rosado como un vino de inferior calidad.

Servir vinos de mejor calidad por copa en restaurantes y bares. Hoy en día, disponemos de muchos sistemas para poder conservar el vino durante bastante tiempo en óptimas condiciones una vez abierta la botella, lo que facilita el consumo de vinos de mayor calidad.

nivel de alcohol

Crecen los vinos con una graduación moderada, sobre todo los tintos. Un vino con un contenido más ligero en alcohol es un vino más fresco y ligero. Este tipo de vinos abre las puertas a nuevas zonas de producción, las denominadas regiones frías.

Los consumidores son cada vez más conscientes del nivel de alcohol en el vino y las bodegas están ofreciendo vinos con niveles más moderados, y con esto no me refiero a los vinos de bajo contenido alcohólico, que es otra cosa totalmente diferente.

Las temperaturas

Las temperaturas de servicio tienden a subir en los blancos y bajar en los tintos.

Siempre se recomienda consumir los vinos blancos un poco más templados. Con los tintos que cada vez se sirven más fresquitos, sobre todo en los meses de calor, para facilitar su paso por boca y proporcionándoles ligereza.

vinos naturales

Se incrementa el consumo de vinos naturales, incluyendo los biodinámicos, orgánicos o vinos con mínima intervención. Se trata de vinos cuya calidad ha mejorado en las últimas décadas.

Cada vez hay más eventos en los que con catas y degustaciones se trata de acercar y familiarizar al consumidor este tipo de vinos naturales.

Un ejemplo es el Vins Singulars i de poble de La Marina Alta que tendrá lugar en junio. A día de hoy es bastante difícil, por no decir imposible, distinguir entre un vino ecológico bien elaborado y otro tipo de vino de calidad.

zonas vitivinícolas.

Hay un creciente interés por los vinos de nuevas zonas vitivinícolas.

España es un país rico en variedad vitivinícola y hay muchas zonas y sub zonas desconocidas que poco a poco se están haciendo hueco en un mercado que demanda descubrir nuevos vinos.

A esta tendencia se suma la globalización y un creciente consumo de vinos internacionales.

moderación del roble

Hay también una tendencia a un uso más moderado del roble con la intención de elaborar vinos más sutiles, potenciando los aromas frutales o ensalzando la fruta madura en boca.

Esto supone un giro de 180 grados a la antigua forma de elaborar que hace años pusieron de moda los australianos con sus Chardonnays madurados en barrica.

Otra clara tendencia es el interés que genera el mundo del vino. Aprender sobre vino. Los consumidores quieren saber más sobre cómo se hace, las diferentes regiones y estilos.

Cada vez hay más cursos y seminarios para profesionales y aficionados que facilitan un acercamiento al mundo del vino desde distintas perspectivas…

MARK O’NEILL http://www.elmundo.es

http://vinodelariojabio.es/blog/

7 bondades “desconocidas” del vino tinto

El vino es una bebida milenaria que, además de acompañar cenas románticas o comida de negocios, las bondades del vino da beneficios a la salud porque previene enfermedades del corazón, reduce el riesgo de padecer cáncerdiabetes tipo 2 y obesidad.

Diversos estudios científicos comprueban que el vino tinto contiene vitaminas A, C y B que ayudan a contrarrestar el envejecimiento prematuro, la anemia, además, tiene una acción bactericida y depura el colesterol del organismo.

Roger Corder, investigador del William Harvey Institute, recomienda en su libro The Wine Diet, incluir en alguno de los alimentos un vaso de vino tinto por todos los beneficios que aporta a la salud.

bondades del vino probablemente “desconocidas” del vino tinto.

1. Impide la formación de nuevas células de grasa. 

El Instituto Tecnológico de Massachusetts(MIT) en una investigación confirma que el vino tinto activa un gen (SIRT1) que evita la formación de nuevas células de grasa y ayuda a movilizar las existentes.

Asimismo, otro efecto es que mejora el metabolismo, por lo que beberlo moderadamente podría prevenir la obesidad, ya que sólo aporta siete caloríaspor gramo, asegura un artículo publicado por la revista Archives of Internal Medicine.

2. Aumenta el placer.

Las mujeres que toman dos vasos de vino al día tienen mejor desempeño en el Índice de la Función Sexual Femenina (FSFI), asegura un estudio de las Universidades de Torino y Florencia, Italia.

Los investigadores consideran que la presencia de polifenoles en el vino tinto podría explicar el aumento de la libido, así como de mayor lubricación, excitación y desempeño.

3. Ayuda a percibir mejor los sabores. 

Estudios afirman que ayuda a limpiar el paladar y a eliminar los sabores por sus propiedades astringentes, con lo que es posible degustar mejor los alimentos.

4. Previene infecciones bucales.

Una investigación de la Universidad de Pavia, Italia comprueba que esta bebida ancestral ayuda a prevenir infecciones bucales, ya que evita el crecimiento de estreptococos de la boca, responsables de las cariesgingivitis y dolor de garganta.

Asimismo, otro estudio a cargo de la Universidad de Laval en Quebec afirma que el polifenol ayuda a reducir la inflamación de las encías y la enfermedad periodontal.

5. Previene la demencia. 

Investigadores de la Universidad de Columbia Británica y la Universidad australiana de Adelaida, al estudiar las variedades Merlot, Pinot Noir y Cabernet Sauvignon encontraron la presencia de 23 nuevas moléculas de la familia de los estilbenos, un polifenol natural presente en la cáscara de la uva.

Esto demuestra que los antioxidantes producidos por los estilbenos previenen enfermedades como el Alzheimer, por lo que consumir moderadamente vino tinto podría ayudar a tratar problemas de demencia.

Otro estudio de Mount Sinai School of Medicine afirma que resveratrol, presente en la cáscara de las uvas, activa la enzima kinase cuya función es regenerar las neuronas.

6. Evitar la pérdida de audición.

Una reciente investigación muestra que el consumo moderado de vino tinto podría ayudar a contrarrestar la pérdida de la audición causada por el ruido, dado los efectos de resveratrol.

“En esta investigación nos centramos en el estudio del resveratrol y sus efectos en la bioinflamación que cree la causa de muchos problemas de salud, como el Alzheimer, el cáncer, el envejecimientoy la pérdida de audición”, afirma el Michael D. Seidman, del Hospital Henry Ford en Detroit, Estados Unidos.

7. Mejora la flora intestinal.

 Los polifenoles contenidos en el vino tinto mejoran la flora intestinal, ya que reducen la presencia de bacterias dañinas para la salud y reproducen las benignas, afirma un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) de España.

La lista de las bondades del vino tinto es larga, ya que de acuerdo con The Royal Society of Chemistry Journal Food and Function beberlo moderadamente también es benéfico para los diabéticos, dadas las propiedades de la uva.

La recomendación para las mujeres es tomar solamente un vaso pequeño al día y los hombres dos vasos pequeños. Hay razones saludables para incluirla en la dieta. Lo importante es no excederse, podría ser contraproducente. Y tú ¿gustas del vino tinto?

SALUD180.COM

http://vinodelariojabio.es/blog/

7 diferencias entre el vino tradicional y orgánico

Las características del vino orgánico se diferencian enormemente en comparación al vino tradicional que se consume en el mundo.

Un estudio realizado por la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica, menciona que el consumo de alimentos orgánicos ha experimentado un crecimiento de 15% anual.

En particular, el mercado del vino orgánico ha aumentado en los últimos 5 años y se habla de ventad de 200 millones de dólares.

Conoce a continuación 7 diferencias que existen entre el vino tradicional y el orgánico:
1. Sin sustancias químicas

A diferencia de los vinos tradicionales, el proceso de los orgánicos no implica el uso de conservadores u otras sustancias que modifiquen su estructura molecular.

2. Certificación

Los viñedos orgánicos son investigados durante 10 años para constatar que en ellos no se usan pesticidas que alteren la naturalidad de las uvas.

3. Costo

El vino orgánico tiene un precio de entre 15% y 20% más que los vinos comerciales que son industrializados.

4. Pureza

Debido a que se usan ingredientes naturales y no existen alteraciones químicas, el vino orgánico conserva mayor calidad.

5. Sabor intenso

Diversos expertos han mencionado que el proceso de añejamiento de estos vinos, tiene como resultado un sabor más exquisito.

6. Reducción de plagas

Los viñedos orgánicos conservan una biodiversidad absoluta que impide el crecimiento de plagas, por lo que no es necesario usar sustancias para fumigar.

7. Fertilización

Con la finalidad de conservar la certificación de vino orgánico, los viñedos se fertilizan con estiércol y composta que no modifican en nada la naturaleza de las uvas.

Las características del vino orgánico son muy específicas, ya que como puedes observar, su elaboración requiere de un estricto proceso que tiene como resultado mejor calidad y sabor.

SALUD180.COM

http://vinodelariojabio.es/blog/

10 beneficios del vino tinto

Beneficios del vino moderado, sobre todo del tinto, cuenta con múltiples ventajas para la salud del ser humano; ayuda a contrarrestar diversas enfermedades (especialmente las del corazón) y a mantener el cuerpo relajado, con una actitud positiva.

No hay que olvidar que todos los beneficios del vino si se toman responsablemente;  sus efectos benéficos pueden ser  físicos y psicológicos, es decir, una copa puede relajar a las personas tras un día estresado y al mismo tiempo favorece su digestión en las comidas.

La bebida con más ventajas para la salud es el vino tinto, así que aquí te presentamos  los grandes pros que tiene el tomar una copa diaria.

¿Cómo ayuda a la salud?
  1. Protege contra las enfermedades coronarias y contra accidentes cerebrovasculares isquémicos (obstrucción de una arteria del cerebro) y de la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias)
  2. Aumenta el nivel de lipoproteínas de alta densidad HDL (colesterol bueno) en la sangre.  Gracias a sus prolifenoles y flavonoides tiene un poderantioxidante, es decir, hace inofensivo el colesterol LDL (malo) al impedir su oxidación.
  3. Tiene una acción antibacteriana y antihistamínica; reduce las alergias
  4. Contiene vitaminas que combaten el envejecimiento y ayudan a tener una piel más bella
  5. Evita la formación de coágulos al producir una acción anticoagulante; mejora la circulación de sangre en el cerebro y disminuye las inflamaciones.
  6. Aporta minerales y oligoelementos al cuerpo como: magnesio, zinc, litio, calcio, hierro y potasio
  7. Ayuda a la digestión de proteínas, por lo que se recomienda acompañarlo con carnes y quesos
  8. Controla las infecciones urinarias. Baja el riesgo de la formación de cálculos renales
  9. Disminuyen el riesgo de padecer hemorroides; contrarresta las várices
  10. Reduce la tensión arterial y el nivel de insulina en la sangre.

CONSUELO HERNÁNDEZ http://www.salud180.com

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

Características del vino

Las Características del vino derivada de la uva que se puede disfrutar solo o en compañía de alimentos. Además de tener la función de estimular el apetito, también es encargado de resaltar el sabor de algunos alimentos y agregar un toque de fiesta a la hora del almuerzo o la cena.

En un restaurante es importante que el mesero o el sommelier (experto en vinos) tengan los conocimientos necesarios para hacerle saber al cliente cuaá es el tipo de vino más adecuado a sus alimentos.

La mejor manera de identificar la calidad y sus características del vino es conociendo por separado sus características:

Color

Los vinos son blancos o tintos dependiendo de la calidad de uva, de lo jóvenes que sean y del tiempo en que la piel de la fruta pase en el jugo de uva mientras se fermenta. Mientras los vinos blancos se hacen fermentando el jugo de la uva sin la piel, los vinos rosados se hacen separando la piel apenas comienza la fermentación. En cambio, para los vinos tintos, la piel de la uva permanece en el jugo mientras este se fermenta.

Cuerpo

El cuerpo es la consistencia del vino, es decir, lo denso o líquido que este sea. Es posible determinar la consistencia al girar la copa suavemente. Un vino ligero fluye de forma más rápida que uno con más cuerpo. Esta sensación luego se traduce en la boca de quien lo está bebiendo.

Aroma

Hay una gran cantidad de aromas en los vinos. Los hay frutales, florales o con olor a madera. La clave para apreciar la fragancia de un vino es dejar que respire durante algunos minutos una vez que la botella ha sido abierta.

Sabor

El sabor va desde seco hasta dulce. Un sabor seco se produce cuando se deja una fermentación completa y el dulce al interrumpir el proceso. Dependiendo del sabor del vino se determina en que momento del consumo de alimentos se bebe; antes, durante o después.

Nombre y variedad

Existen tres manera de identificar los vinos: 1) Por el tipo de varietal: nombre de la principal uva utilizada para hacer el vino (Cabernet, Merlot, Sauvignon, etc.). 2) Añada: año de producción, proceso y añejamiento. 3) Denominación de origen: Región geográfica de donde provienen las uvas.

Cosecha

Año en que las uvas para hacer el vino fueron cosechadas. Normalmente, se coloca en la etiqueta para que un conocedor pueda evaluar si se trató de un año con buena cosecha.

http://www.entornoturistico.com

http://vinodelariojabio.es/blog/

Características del vino joven, crianza, reserva y gran reserva

Tipos de Vinos se dividen en vinos jóvenes, que son los que se embotellan después de la fermentación alcohólica, y los vinos con crianza, que son los que pasan un tiempo en barricas de roble. Tanto los jóvenes como los vinos con crianza pueden ser blancos, rosados y tintos, aunque es más normal que los de crianza sean los tintos.

El tiempo de permanencia de un vino tanto en barrica como en botella, determina que sea Crianza, Reserva o Gran Reserva. El tiempo establecido puede variar según los Consejos Reguladores de las diferentes Denominaciones de Origen.

La crianza en barrica aportará sabores y olores al vino, según el tipo de roble (normalmente francés y americano), según el nivel de tostado que se le haya dado a la madera y según la edad de la barrica. En ellas se sucederán una serie de procesos físico–químicos que irán “envejeciendo” el vino, estabilizando su color y enriqueciendo sus aromas.

Características del vino según su crianza

Según el tiempo de envejecimiento de los vinos en barrica y en botella, los vinos tintos se pueden clasificar en jóvenes, semi-crianza, crianza, reserva y gran reserva:

Joven o del año

También conocido como vino cosechero, no ha pasado ningún tiempo en la barrica o no el suficiente para ser considerado “crianza”. Se comercializa en su primer o segundo año de vida, no es necesario almacenarlo mucho tiempo y, en general, se caracteriza por mantener sus propiedades durante unos dos años como máximo.

Semi-crianza o Roble

Es el vino que ha pasado menos de seis meses en la barrica, pero sin llegar a los periodos de crianza de los distintos consejos reguladores. Una de las características más relevante de los vinos semi-crianza, es que tiene una vida un poco más larga que la de los vinos jóvenes.

Crianza

Se comercializa en su tercer año de vida, después de pasar al menos un año en barrica, en el caso de los tintos. El resto del tiempo envejece en botella antes de ser etiquetado. Estos vinos pueden aguantar de cinco a diez años de vida, en función de las condiciones de almacenaje.

Reserva

El vino “Reserva” ha sido sometido al menos a tres años completos de envejecimiento, aunque el periodo mínimo de permanencia en barrica coincide con el de crianza: un año.

Gran reserva

A esta categoría solo llegan las cosechas excepcionales, se caracteriza porque para su elaboración es necesaria uva de gran calidad. Se suelen etiquetar después de permanecer como mínimo dos años en barrica y tres en botella. Es decir, el vino gran reserva necesita envejecer al menos cinco años.

Cada vez más bodegas renuncian a etiquetar los tipos de vinos como jóvenes, crianzas o reservas porque dan prioridad a los tiempos que necesita el vino y no a los tiempos que marcan las leyes.

Anna Vicens https://www.grosmercat.es

http://vinodelariojabio.es/blog/

Características de un buen vino tinto

Si bien hay muchas personas que afirman que no hay buenos ni malos vinos pues todo depende de lo que a nosotros nos guste. Sin embargo sí existen determinadas características que nos pueden ayudar a determinar si un vino tinto es bueno. Los vinos tintos tienen cinco características básicas: dulzura, acidez, taninos, fruta y cuerpo. A continuación ampliamos cuáles son las características de un buen vino tinto 

Características del vino tinto de calidad

La dulzura o nivel de sequedad en un vino está determinada por el azúcar residual que queda después de la fermentación.

Esta característica la puedes percibir a la vista en los bordes de la copa de vino: entre más dulce es más viscoso. Al gusto se percibe en la punta de la lengua como una ligera agitación que pasará a ser una textura oleaginosa en el centro de la lengua.

La acidez está determinada por las condiciones climáticas de la zona donde se sembró la vid. Esto puede variar de un año al otro haciendo al mismo vino, pero de una diferente cosecha más o menos ácido.

Entre más acidez presente, será un vino más ligero, ahora si prefieres un vino con más cuerpo, un vino con poca acidez es ideal. Se percibe en la punta y en los costados de la lengua como un ligero cosquilleo. Así mismo, la cavidad de la boca se siente húmeda, como al morder una manzana.

Fruta y cuerpo

Algo muy característico de los vinos es que, si bien son hechos de uva presentan gusto a diferentes frutas como fresas, cerezas o moras. Esto lo determina el tipo de uva con la cual se elabora cada vino, pudiendo diferenciarse la varietal de uva elegida.

El cuerpo de un vino tinto depende fundamentalmente de tres factores que son la varietal de la que está hecho, su nivel de alcohol y el proceso de elaboración. Para determinar el cuerpo del vino puedes mirarlo a través de la copa y ver su mayor o menor transparencia.

Entre más viscoso sea tiene un mayor volumen de alcohol. Al paladar determinará el tiempo que el sabor se queda en la boca, con lo que un buen vino tinto deberá dejar su sabor por más de 30 segundos una vez pasa a la garganta.

ANTONIA TAPIA  http://www.vix.com

http://vinodelariojabio.es/blog/

 

El vino es un alimento

Disfrutar de buen vino es uno de los grandes placeres de la vida y además el vino es un alimento . A menudo la gente me pregunta cómo se elige un buen vino. Elegir y saber diferenciar los vinos que realmente merecen la pena a simple vista en un supermercado, o en una tienda especializada, no es tarea fácil; Tampoco ayuda la falsa idea que muchos tienen de pensar que son necesarios ciertos conocimientos para poder hacer la elección correcta.

Artículo publicado  en el New York Times

En un artículo publicado recientemente en el New York Times, el crítico de vino Eric Asimov escribió, “el vino es un alimento”, cuando se refería a la creciente preocupación sobre el origen de los alimentos e ingredientes de la dieta diaria. El consumidor demanda cada vez más información en su búsqueda de unos mayores estándares de calidad.

El vino es un alimento más, en el conjunto una comida o una cena, y así se debería pensar en el momento de la compra.

Los alimentos procesados y producidos industrialmente y que habitualmente compramos en el supermercado, son similares a los vinos de producción industrial que encontramos en las estanterías de las grandes superficies de todo el mundo. Estos, son los vinos que se elaboran con varietales producidos a gran escala y cuyo ensamblaje se asemeja al de una receta.

Si solo bebes este tipo de vinos, producidos a gran escala, nunca sabrás el placer de disfrutar de otro tipo de elaboraciones que te pueden resultar muy interesantes. No hay nada de malo en ello, pero es lo mismo que ocurre si sólo pruebas carnes procesadas, te queda otro mundo por descubrir.

Biológico

En España también se evidencia esta preocupación sobre el origen de nuestros alimentos; nos interesa saber cómo y dónde se criaron los animales cuya carne comemos, además de la clase de aditivos aplicados. Hasta no hace mucho, encontrar un alimento “orgánico” o “biológico”, sólo era posible en mercados tradicionales o tiendas especializadas, mientras que ahora son cada vez más habituales en todo tipo de comercios.

Para identificar aquellos alimentos, vinos, que nos ofrecen un plus de calidad, recurrimos a la información que nos proporciona el etiquetado, por ello, es importante averiguar si las uvas con las que se elabora el vino proceden de viñedos con mínima intervención, libres de químicos.

¿Te imaginas que en la etiqueta de un vino se especificaran los ingredientes al igual que figuran en cualquier otro alimento?

Cuando vas a comprar vino de calidad, los pasos son los mismos que seguirías cuando se tratara de carne, pescado, o bollería. Seguro que tienes un carnicero, un pescadero o un horno de confianza donde acudes a buscar producto de calidad. Pues lo mismo puede pasar con tu tienda de vinos, ya sea esta virtual, o física. El etiquetado y la recomendación del especialista son tus mejores guías.

La magia de un vino no es sólo el vino en sí mismo, sino también el camino que recorres hasta descubrirlo, no hay fronteras.

MARK O’NEILL  http://www.elmundo.es

http://vinodelariojabio.es/blog/